Delito político: Debate Gaviria Vs Restrepo

31 10 2007

Por: Jaime Ruiz

En su edición del sábado 18 de agosto El Tiempo publica un artículo de Carlos Gaviria que vale la pena analizar porque cada frase de ese escrito es una falacia criminal, pero encuentra terreno abonado en la tradición ideológica colombiana. Veamos la entradilla:

El mensaje es que defender al Gobierno por medios atroces merece beneficios.”

¿Quién defendía al gobierno? Si uno mira el origen de las AUC, por ejemplo los Castaño Gil, se trataba de una familia de narcotraficantes que rivalizaba en el negocio con el Partido Comunista, luego promotor de Carlos Gaviria. ¿Qué se está diciendo dándolo por sobreentendido? Que como el PCC traficaba con drogas, secuestraba gente y mataba soldados para destruir el régimen político quienes les estorbaran en esas actividades eran todos por un igual defensores del régimen político. Al Capone se enfrenta a la policía, y en cuanto probable rival en algún momento, Lucky Luciano es el representante de la policía. Es la lógica implícita y a todas horas presente en la retórica del entorno PDA-FARC. Veamos la primera frase del texto:

El tratamiento más benigno del delito político, en contraste con el delito común, es corolario de la filosofía liberal que reconoce el derecho a disentir pero reprocha el uso de las armas como un medio ilegítimo para ejercerlo.

Lo primero es completamente falso: ¿qué filosofía liberal va a considerar lícito destruir las instituciones aceptadas por la gente? La legitimación de la violencia política forma parte del acervo del fascismo, en cuya retórica se llamaba “violencia caballeresca”. Pero ¿qué dice la frase? Que la filosofía liberal “reprocha” el uso de las armas. “Es ilegítimo, luego se trata con benignidad”. “Te reprocho tu conducta, luego te perdono la mitad de lo que me debes”. Sólo en un país de contrahechos morales puede hacer carrera una retórica semejante. Pero ¿qué clase de levantamiento armado es la guerrilla colombiana? Ya lo veremos. Sigue Carlos Gaviria:

Esa tradición occidental, que tiene en la revolución francesa un hito inocultable, contradijo la mentalidad prevalente hasta entonces, defensora del derecho divino de los reyes y aun de la naturaleza divina de los gobernantes, que juzgaba el atentar contra lo que ellos encarnaban el más grave hecho pensable. El crimen majestatis (crimen de lesa majestad) fue su producto inevadible.

¿Puede concebirse un cínico mayor? El levantamiento de la Revolución francesa se autojustificó en el hecho de que pretendía encarnar la voluntad de los ciudadanos contra un régimen que no la tenía en cuenta. El de las FARC y el ELN lo es para suprimir esa voluntad, para imponer un régimen como el cubano, sin elecciones. Aquí la justificación es al revés: Si se dice “Fulanito tenía hambre, por eso robó un pan” el juez entiende que el hambre es atenuante, por eso alguien que se roba todo el pan para matar a la gente de hambre merece el mismo trato benigno. ¡Qué cínico! Nótese la adjetivación que sigue:

Esa impecable línea doctrinaria fue recogida por el constitucionalismo colombiano y respetada aun por las constituciones de cuño conservador, como la de 1886, que al reimplantar la pena de muerte, abolida en la de 1863, excluyó de ese castigo a los responsables de delitos políticos.

En un artículo reciente, Salomón Kalmanovitz explica cómo de lo que se trataba era del constitucionalismo medieval y de la posibilidad de pasarse las leyes por la faja por parte de quienes concentraban el poder. En el blog Atrabilioso intenté explicar de qué modo de lo que se trata es de garantizar la inmunidad de los poderosos que mandan a su ganado a matarse. Pero el sentido se entiende mejor en la frase siguiente. ¡”Impecable” el retrato de un criminal dicharachero! Sigue Carlos Gaviria:

Con el proceso de sacralización de la democracia que vienen predicando e imponiendo Europa y Estados Unidos, la supresión de esa categoría de delitos se ha convertido en doctrina que recogen sin crítica ni pudor quienes desde este mundo (¿el tercero?) al que pertenece nuestro país, proclaman que vivimos en una democracia cabal y que pretender cambiar (por la vía armada) este estado de cosas equivale a desconocer el contrato social (¡) que hemos suscrito (¡ah!, la utilidad pragmática de las ficciones), y que esa transgresión merece el más drástico reproche por parte de la ley penal.

¿Se entiende bien? La Colombia del siglo XIX defendía valores liberales (como las FARC), la Europa del siglo XXI, el derecho divino de los gobernantes. Y la democracia es imperfecta, por eso, es lo que se infiere, es lícito tratar de reemplazarla por la tiranía. La indigencia intelectual que reina en Colombia impide ver a estos desalmados como almas en pena de la Colonia. Después:

No deja de sorprender que el reclamo de un mayor castigo para los delitos políticos recupere -desde luego, sin confesarlo- la tesis autoritaria y regresiva derivada de la ‘naturaleza divina del gobernante’ y el derecho divino de los reyes.

¿Se entiende la oposición justa? De un lado el ejemplo estadounidense y europeo de castigar los intentos de impedir la tiranía se convierten en el derecho divino de los reyes, del otro, el intento de imposición de una dinastía como la norcoreana o la cubana, un elemento liberal y liberador. ¿Qué tiene que ver el derecho a elegir a los gobernantes con el derecho divino de los reyes? Nada, una mentira típica con la que tratan de mantener la promesa de impunidad para los tristes niños y rústicos que les cuidan a los rehenes. Y de paso a la clientela de profesores universitarios y demás de la certeza de encarnar el futuro promisorio de la humanidad. Para que un miserable embaucador como éste haya sido magistrado hace falta un país de criminales. Después:

Este nuevo modo de pensar, que desde luego no es invención de Uribe, viene abriéndose paso en la práctica ‘legislativa’ y en la jurisprudencia de nuestro país, amparada por formas de pensamiento que germinaron en ‘otro mundo’ (¿el primero?) y se trasplantaron aquí sin reserva.

¿Queda claro? Colombia no está madura para la democracia, en “otro mundo” se considera que tratar de despojar a la gente por el terror del derecho a elegir el gobierno es un crimen, Colombia es el tercer mundo, otra realidad, en la que todo eso es lícito porque todavía no hay bienestar como en Suiza sino más bien miseria como en Cuba. Claro que precisamente en Suiza hay bienestar porque está deslegitimado hacer carrera política matando gente (que es lo que han hecho todos los dirigentes del PDA, tanto en el M-19 como en el PCC). Pero no importa, la diferente realidad legitima el asesinato, obvio, ¿quién osará ponerlo en duda? Después:

Dos jalones, entre muchos, ilustran lo dicho: el decreto extraordinario 1923 de 1978, tristemente recordado como Estatuto de Seguridad, y la sentencia C456 de 1997 de la Corte Constitucional, de la que disentí en la compañía grata y honrosa de Alejandro Martínez Caballero. En el primero, la pena para el delito de rebelión, que era de 6 meses a 4 años de prisión, se cambió en presidio de 4 a 14 años, igualándola a la que existía para el delito de homicidio. Y en la segunda se abolió la conexidad del delito político con el homicidio y las lesiones producidas en combate, que en adelante se penalizarían como delitos autónomos (el terrorismo y los delitos atroces, incluido el secuestro, han sido siempre excluidos de la conexidad).

Sobre el citado salvamento de voto recomiendo este post. Gaviria protesta porque el homicidio no sea impune (le parece altruista), por eso la mención a los delitos atroces. Sigue:

El actual gobierno ha sido abanderado, por labios del Presidente y algunos de sus más sobresalientes voceros, de la tesis que propugna la abolición del delito político como categoría penal acreedora de tratamiento más benigno, pues así lo exigen la práctica y la teoría democrática. Hasta allí nada grave que objetar. Solo que hay quienes, con razones, discrepamos de tal tesis: al fin y al cabo, se trata de una postura de filosofía política y de política criminal.

Al fin una verdad: se trata de política criminal, o mejor dicho, de crimen político. La “filosofía política” es el nombre adornado que le ponen a su comunión de intereses con las FARC y a la defensa de su impunidad (solución política negociada) y del premio de sus crímenes (los “atroces” se los achacarán a los más rústicos y pobres, los ministerios serían para los amigos de Gaviria). Pero en un país de criminales no sorprende que “filosofía política” sea el nombre de esos intereses. Después:

Pero hay algo que sí es grave y preocupante: cuando en un debate el interlocutor, despreciando las leyes de la lógica, incurre en contradicción mayúscula, su discurso queda deslegitimado.

Se trata de una grave torpeza del gobierno, que busca un recurso leguleyo para facilitar la desmovilización de las AUC. Lo interesante es el manejo retórico de Gaviria, para quien todas esas bellezas de la rebelión política contra la democracia merecen impunidad. Supongamos unas tropas ilegales que efectivamente defendieran el régimen político (las urnas) ¡serían más punibles que el servicio doméstico armado del combo de Carlos Gaviria, porque el delito político se aplica a quienes se levantan contra el orden establecido! Hay que entenderlo: la perversidad criminal de todo eso compromete al mundo que ha permitido que crezcan monstruos semejantes, a toda la Colombia del siglo XX. Hasta la madre debería haber previsto que daría a luz a un criminal, es tan repugnante la mentira implícita. Sigue:

Juzguen los lectores. Según el discurso oficial, el delito político, por las ventajas que comporta, debe desaparecer de una democracia como la nuestra. Pero hay que enrevesarlo, preservando sus beneficios, para imputárselo a quienes no lo han cometido: los que se alzaron en armas, no para cambiar el régimen constitucional (que en eso consiste el delito político en su forma más característica), sino para defenderlo, a ciencia y paciencia de los gobernantes de turno o hasta convocados por ellos.

Como ya he explicado, algo así es una acusación contra toda la sociedad colombiana. En una región las guerrillas comunistas imponen su régimen de terror, pero eso se considera altruista y debe quedar impune, caso de fracasar. Pero oponerse a eso no debe quedar impune, pues el derecho, que ha sido suprimido ahí, excluye de la impunidad a quienes no estén contra el gobierno. No, no es este fósil esclavista, son los demás colombianos que leen eso y no vomitan. Concluye Carlos Gaviria:

En el fondo, el mensaje implícito es preocupante: defender un gobierno como el actual (transgresor habilidoso de la Carta) debería ser delictuoso. Pero si se hace (además) por medios criminales atroces, merece el reconocimiento de beneficios.

¡Pero si se trata siempre de crímenes cometidos antes de este gobierno! ¿Qué tiene que ver defender a un gobierno como el actual? ¿Por qué medios no delictuosos se podrían defender los ciudadanos de la imposición de las FARC o el ELN? Es sencillo: secuestrar gente, cobrar vacunas, tirar cilindros, etc., es legal porque hay magistrados promoviéndolo. Tratar de impedirlo sin el uniforme que autoriza a ser asesinado es un crimen porque el ganadero o el finquero no tienen tanta labia. Colombia tiene que cambiar, tiene que comprender que los criminales ni siquiera son esos niños de la selva sino los embaucadores como este personaje


Acciones

Information

10 responses

1 11 2007
Lanark

Partiendo de una premisa como “Todos sabemos que «el PCC traficaba drogas»”, como un axioma, no se puede construir una argumentación muy fuerte. No todos sabemos. Ni siquiera Jaime sabe; sólo tiene razones ideológicas para sospechar. Así tuviera amagues de prueba tan enclenques como este que enlazo al respecto, su argumento ganaría peso. De otro modo, sigue siendo su mismo panfleto de todas partes, que apela a cosas que, supongo, estarán grabadas en el ADN de la “raza deforme colombiana” o en el inconsciente colectivo, pero que hace falta una muy buena voluntad para asumir como dadas. Y entre la gente con tan buena voluntad no hay mucha gente informada.

Es por eso que siempre pareciera que Jaime ara en el desierto. Es incomprendido, sobre todo entre sus pupilos. Siempre hay un séquito pintoresco que le da la razón, pero a cuyos miembros les está tomando muuuucho tiempo llegar a entender lo que dice Jaime. Ellos no leen al tiempo que él el último autor que encontró en el canon de Encarta, ni aprecian su esmerado manejo del idioma, porque no les interesa el preciosismo en el lenguaje: sólo quieren desfogar sus odios. Les cae mal Gaviria, les caen mal los mamertos, por razones que no entienden ni les importan. No se imaginan lo fácil que es predecir sus comentarios: nunca falta el “tiene razón” y el afán de completar con los datos que consideran que se le quedaron a Jaime entre el tintero.

Aguante, profe Jaime. Los profesores universitarios conocemos lo ingrata que es su labor de enseñarle a la gente lo que no quiere aprender.

1 11 2007
sapiens

Excelente articulo!

1 11 2007
Felipe

Excelente artículo Jaime. La tesis de Gaviria es tenebrosa. Uno se puede alzar en armas si considera al actual gobierno injusto. Un poco subjetiva la cosa. ¿Quién decide qué es injusto y que no? Lo que es justo para unos no lo es para otros y viceversa. Si yo soy un musulman radical y me parece injusto que las mujeres puedan votar en Colombia tengo derecho a alzarme en armas? En Venezuela un grupo ultraderechista tendría derecho a alzarse en armas porque el gobierno de Chávez le parece injusto? Y sí me parece que es un debate que debe darse y que sería de suma importancia para el país. Carlos Gaviria peló el cobre acá, sin duda es un lobo vestido de oveja…

3 11 2007
Carlos Gaviria; un viejo funesto « El Andurrial

[…] eso pasa en internet; el gran problema es la tesis romántica de Gaviria sobre el delito político. Según Gaviria, “una cosa es matar para enriquecerse y otra matar para que la gente viva mejor” […]

20 11 2007
Ramírez Montenegro

Algo sesgado ideológicamente el artículo, no? o debería decir, cegado?

27 03 2008
aleja087

ekl autor se reserva los derechos de poner o no poner los comentarios….todos los que escribi fueron borrados. Okok entiendo……La democracia se contruye mediente el reconococimiwento a ese otro, solo puede haber politica donde reconozcamos -toleremos- las visiones del otro. Este juego de buenos y malos que presentas es peligroso….callar las voces que no estan de acuerdo con la tuya es peligroso, cesgarse por una sola idea es acritico y nuevamente peligroso.

Me despido entonces, pense que habia espacio para el debate.

27 03 2008
aleja087

Lo siento, me disculpo el debate de las falasias es en otro foro, pero de rtodas formas creo que lo que escribi anteriormente es pertinente….debes tener más cuidado con el calibre de tus afirmaciones….un poco de Thoureau o si ya es demasiado “romantiscismo” vete a Schmitt, veras como lo politico no puede estar en este tipo de confesionalismos.

15 06 2008
rodrigo restrepo yepes

Curiosa la tesis del señor gaviria sobre el delito politico pues, para el cuando la guerrilla da muerte lo hace con el unico y exclusivo fin de que la gente viva mejor y en segundo lugar trae un concepto de Francesco Carrara sobre el delito politico .En cuanto a lo primero.hay que preguntarle si, al referirse a la gente que pueda vivir mejor, al cometerse un homicidio, se refiere a la guerrilla o al comun de la gente.No creo que los habitantes de una poblacion a quienes la guerrilla les tira cililndros bomba puedan vivir mejor,tampoco a los lisiados por las minas quiebra patas de estos terroristas menos a los miles de viudos viudas buerfanos o huerfanas que dejan las acciones criminales de la guerrilla.Carrara nacido en 1805 y muerto en 1888 definio el delito politico pero del momento de su definilcion,a la fecha ha corrido mucha agua por debajo del puente las tesis se revaluan o sera que las tesis de carrara son inmutables no rebatibles,eternas Sera que el tiene la verdad y no es dable decir lo contrario. El derecho es polemico no es matematicas.Carrara no propiamente es de la cuerda de los comunistas mas los filocomunistas cuando, de rebatir tesis, se trata echan mano hasta de San Agustin.Resta pues decilre al señor Gaviria que se podra hacer una encuesta y preguntar, a las victimas del terrorismo en el World Trade Center, si en la actualidad viven mejor.La guerrilla jamas utiliza el homicidio para que la gente viva mejor utiliiza, el homicidio si,para crear terrorismo.Es ud un desafortunado defensor de causas perdidas.Tal vez le vaya mejor, en un centro comercial ,haciendo de papa noel.

29 09 2010
Jorge Zapata

SIEMPRE HE DICHO.. CON LOS EXTREMISTAS NO HAY NADA QUE HACER ELLOS SE CIEGAN FRENTE A SUS PASIONES…

No veo la incoherencia ? de la tesis de Gaviria… acaso es mas sabio el que habla por conjeturas o el que habla con argumentos.. ?

Señor Rodrigo Restrepo.. A ud le parece que los colombianos.. de 45 millones que somos (mal contados por el dane) 25 sean pobres 10 millones sobrevivan con 2000 pesos diarios (y se habla de familia) y 4 millones vivan en la absoluta miseria.. (cifras redondeadas) dadas por la ONU con el eufemismo miserable de pobre es el que no tiene nada que comer.. asi viva de la “caridad” de los demas pues tienen un techo donde pasar la noche (entiendase techo como, paja carton, tejas de cin rotos) QUIZAS UD IGUAL QUE EL DUEÑO DE ESTE BLOD IGNORE TODO ESTO.. Soy de aguchica cesar.. y he trabajado para el sur de Bolivar.. Y HE VISTO ESTO… Acaso siendo COLOMBIA unos de los paises mas ricos de America ( Flora, fauna, recursos naturales como el petroleo, carbon, oro, Esmeralda cuencas hidricas etc) seamos el segundo pais de America con mas inequidad…

Quizas ud tambien ignora la historia del pais.. Lamentablemente existe un cita que suena de cajon… “El que no conoce la historia esta condenado a repetirla como farza o como tragedia” … y mi pais la repite no solo como farza sino como tragedia… Ud cree que eso es Justo ¿? que cada vez que un lider popular valla llegar al poder las Fuerzas REACCIONARIAS OLIGARCAS VENDE PATRIA PRO IMPERIALISTA lo asesinan ? y varios nombres me vienen a la cabeza.. Pero le cito al que mas admire (ANTES DE JORGE ROBLEDO Y FRANCISCO MOSQUERA) JORGE ELIECER GAITAN…. Y no se equivoquen… esto algun día a de cambiar el PDA no apoya a las FARC y Jamas ha de justificar su accionar mas bien sii tratar de darle una explicacion… que no es lo mismo …

Y señor no se le olvide la carrera del carlos gaviria… jajja tal vez ud es un frustrado lame suelas que para escalar posiciones necesita de favores.. la carrera judicial para su informacion es de carrera es decir de concurso y con requisitos previos.. asi que no necesita de trabajr en centro comerciales por que sera que la gente de derecha cundo no tiene argumentos recuerren a la descalificacion y a la ofensa ? …

Salud señores…

28 02 2012
dimitri

es muy curioso que , el señor retrepo este escondido fuera del país escondiéndose y este pobre articulo que sin duda es escrito por alguien que carece de un minimo de concimiento d e derecho y politica se remitan a satanizar a carlos gaviria diaz, quite este blog, da verguenza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: