¿Qué debería hacer el gobierno ante la carta de los congresistas estadounidenses?

19 04 2008

Por: Jaime Ruiz

Alguien debería recordarle al presidente Uribe lo que dijo Winston Churchill después de que los británicos y franceses se rindieran ante Hitler en Múnich: “Os dieron a elegir entre la guerra y el deshonor… Elegisteis el deshonor, y tendréis la guerra”. Entre el deshonor y la hostilidad de los politiqueros del Partido Demócrata, el gobierno colombiano siempre escoge el deshonor, y cada vez lo desprecian más.

El gobierno debería responder con la máxima publicidad, de modo que llegue a los votantes de esos congresistas, que en efecto el señor José Obdulio Gaviria dijo una gran verdad, que la manifestación del 6 de marzo fue convocada por organizaciones afines a las FARC y que tenía por objeto desagraviarlas de las marchas del 4 de febrero, que esas organizaciones viven dedicadas a deslegitimar la democracia colombiana atribuyendo al gobierno hechos cometidos en algunos raros casos por personas que ocupaban cargos públicos antes de 2002, y dando por sentado que el sistema democrático tiene relación con bandas de traficantes de drogas y asesinos que rivalizaban con el Partido Comunista que dirigía el padre de Cepeda II.

Una breve historia del conflicto colombiano y de las dulces acciones de las tropas comunistas sería de enorme utilidad, así como elementos que prueban que los convocantes de las marchas del 6 de marzo promueven una negociación imposible de los órganos que representan a los ciudadanos colombianos con bandas de asesinos surgidas del Partido Comunista al que reivindican Cepeda II y muchos otros.

También una explicación sobre los asesinatos de personas afiliadas a sindicatos, 8,5 veces menos en proporción que el promedio de personas no afiliadas a ningún sindicato y asesinadas por diversos motivos, así como el enorme esfuerzo de protección que el gobierno tiene que hacer, dejando desprotegidos a otros millones de colombianos por esa causa: explicar que no se trata de 39 activistas sindicales asesinados sino de 39 personas afiliadas a sindicatos y señalar el carácter calumnioso y canallesco de las acusaciones de Barack Obama. ¿Qué pensarán los ciudadanos estadounidenses de la defensa de los sindicalistas cuando entre los invitados del Partido Demócrata para defender a los sindicalistas está probablemente el que asesinó cobardemente al líder sindical José Raquel Mercado?

De todos modos, el gobierno colombiano ya tiene a esos personajes tratando de explotar la situación para quitar votos a los republicanos, ¿qué pierde siendo franco y explicando a los ciudadanos estadounidenses qué es lo que pasa? Puede que, por el contrario, contribuya a impedir el triunfo del demagogo cuyo triunfo alentaría a Chávez a atacar a Colombia e implantar con el pretexto bélico una dictadura bolivariana abierta en Venezuela?

Pero eso es sólo soñar: la forma de obrar del gobierno colombiano siempre es acomplejada y pusilánime ante la manipulación descarada de esos politiqueros, y eso no conduce a ninguna solidaridad, más bien al contrario: nadie siente que tiene por qué ser leal y respetuoso con los lambones.


Acciones

Information

One response

20 11 2008
willicolo

gobierno mire ustedes no quieren q el pueblo progrese dejen a dmg trabajar no sean hijueputas envidiosos no arruinen a la gente por favor piensen un poco en su pais su sangre dejen q DMG page y despues ahy si

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: