La Autocracia de la Corte Suprema de Justicia

22 09 2009

La inefable Corte Suprema de Justicia ataca de nuevo; Ahora resulta que según los togados y mafiosos los congresistas tendrán que responder por los crímenes de los paramilitares. Si supuestamente se asociaron para delinquir con fines electorales no hay razón para que les impute, procese, juzgue y condene por los delitos que estos cometieron en su guerra criminal y demencial.  Están equiparando un ‘parapolítico’ con un paramilitar, cosa totalmente absurda, ilegal, arbitraria y política.

Decir que los congresistas con supuestos vínculos con paramilitares pertenecieron a sus estructuras es infame y deleznable. ¡Ahora se inventaron un nuevo tipo penal!

¿Y será que aquellos magistrados que delinquieron con Giorgio Sale también se le aplican los delitos de éste?

Lo más seguro es que aquí no termine este enfrentamiento. Ya antes se habían inventado jurisprudencias retroactivas violatorias de muchos derechos procesales.

Y paradójicamente estos mafiosos habían seleccionado como criterio para elegir al fiscal imparcialidad para juzgar a los parapolíticos y la pregunta es ¿Cuál imparcialidad sí los togados le quitaron la competencia a la fiscalía? La ignominia e impudicia de esta corporación no tiene límites.

Ahora violando claramente la Constitución estos bandidos se rehúsan a nombrar fiscal. La obligación de ellos es solamente escoger y no lo que están haciendo ahora, emitir juicios y valoraciones políticas que no les corresponden.

El Editorial del diario El País de Cali señala: “La Constitución ordena la colaboración entre las ramas del Poder Público. En este caso, al prescribir que el Presidente elabora la terna para designar el Fiscal y que la Corte Suprema lo escoge, además de fijar en forma taxativa los requisitos que deben cumplir los aspirantes, creó un procedimiento claro. No es entonces un asunto que pueda ser objeto de interpretaciones y menos de carácter político.

No hay que interpretar sólo hay que escoger, sí no lo hacen estarán en los terrenos de la ilegalidad.

Hace un tiempo se conoció que los motivos para descalificar a Camilo Ospina era su supuesta cercanía con Víctor Carranza ya que este ‘había’ pagado los estudios universitarios de Ospina y yo me pregunto ¿Y eso qué? ¿Acaso el magistrado y ex presidente de la Corte Suprema de Justicia César Julio Valencia Copete no era el mejor amigo de Raúl Reyes en el colegio tal como lo reveló Atrabilioso? ¿Acaso Yesid Ramírez no recibió un rolex de un mafioso por 14 mil dólares? ¿Acaso los magistrados de la corte suprema de injusticia no se fueron de juerga en diferentes lugares del país donde tuvieron orgías con estudiantes de derecho, donde bebieron y se instalaron en las mejores suites por cuenta de un sombrío sujeto conocido como Ascensio Reyes (socio de narcotraficantes) que pagó cuentas por más de 50 millones de pesos?

El motivo para descalificar a Juan Ángel Palacio Hincapié es mucho más infame y ruin. Palacio es una eminencia en derecho administrativo y derecho procesal administrativo y fue acusado por una revista dirigida por un ex 8000 de soborno y tráfico de influencias porque pidió un cargo para una sobrina. ¿Y cuál es el problema? El magistrado de la sala de casación penal de la corte suprema de justicia Sigifredo Espinosa le pidió al presidente Uribe un cupo para un sobrino en una universidad ¿es ético esto? Y para rematar estos togados impusieron sus cuotas burocráticas en la fiscalía.

La corte suprema con sus providencias está violando la constitución y el estado constitucional de derecho.  Su poder está desbordado y está eliminando los pesos y contra pesos del estado colombiano al arrinconar al congreso. Es más perjudicial la autocracia de los togados mafiosos que el referendo reeleccionista que los mamertos hipócritas y cínicos critican.

Anuncios




La politización de la Corte Suprema de Justicia

12 09 2009

Cada vez es más notoria la politización de la Corte Suprema de Justicia, la gota que rebosó la copa fue el cambio de jurisprudencia donde afirma que renunciar al fuero parlamentario no hace que esta corporación perdiera su competencia. Un año atrás había sostenido una jurisprudencia totalmente opuesta.

Los hechos son inequívocos: Hace dos años el presidente (de ese entonces) de esa corporación César Julio Valencia Copete acusó al presidente de la república Álvaro Uribe de llamarlo a preguntarle por el proceso que seguía esa corporación contra Mario Uribe Escobar (primo del presidente) desembocando esto en un proceso penal contra el magistrado y presidente de la Corte de ese entonces por injuria y calumnia.

Luego llegó el caso de Tasmania, dónde un siniestro magistrado auxiliar de apellido Velásquez se fue a una cárcel a sobornar a un testigo para que acusara al presidente Uribe de paramilitarismo. El testigo confesó que había sido manipulado por Velásquez y luego se retractó de aquello.

La investigación quedó en manos de la Fiscalía que se salió por la tangente diciendo que Tasmania (el testigo) intentó manipularlos a ambos. A pesar de que las diligencias judiciales se debe realizar un acta, Velásquez jamás lo hizo y quedó impoluto.

Como si fuera poco, magistrados de esa corporación recibieron dádivas de un mafioso italiano llamado Giorgio Sale amigo del más peligro paramilitar colombiano, Salvatore Mancuso y además inauguraron restaurantes de este último. Restaurante conocido como la Enoteca.

Viajaron a Santa Martha, Neiva, Barranquilla en un tour organizado por el amigo de varios mafiosos, este generoso mecenas se llama Ascensio Reyes, quién les pagó hotel, bebidas y caballos.

¿Creen que esto termina aquí? El ex presidente de la Sala Penal de La Corte Suprema de Justicia recibió un costosísimo Reloj Rolex de Giorgio Sale avaluado en 14 mil dólares ¿No es esto un cohecho impropio?

El recuento se vuelve más aterrador, impúdico y sádico cuando entra en escena un señor llamado Iván Velásquez quién se emborrachó con un testigo para sacarle información y tratar de manipularlo para enlodar a Germán Vargas Lerras. Este mismo señor sacó del país a un mitómano consumado y asesino apodado ‘Pitirri’ junto con 44 de sus familiares a Canadá. Velásquez ayudó a la bruja Dioselina para que fuera exonerada en un proceso que se llevaba por aborto a cambio de que declarar contra Álvaro Araújo Castro; el testimonio fue desvirtuado después ¡La habían comprado!

Con la elección de la nueva directiva de La Corte Augusto Ibáñez quedó como presidente y Jaime Arrubla Paucar como vicepresidente.

La prueba más grande la politización es ver al vicepresidente de la corte Jaime Arrubla Paucar convertido en un vedette.

Al parecer el señor Arrubla Paucar (ex secretario jurídico del ex presidente Andrés Pastrana) utiliza esta posición para hacer política pues envés de responder los interrogantes que suscita esa manida corporación con autos y sentencias, responde con idas a la radio y la televisión. Sin excepción alguna apareció este señor todos los días en los medios de comunicación ¿Cuándo se había visto eso? Sale más en televisión y radio que el presidente de la República.

Por estos motivos expresados nos parece acertada la decisión de impulsar un proyecto de ley que cree un tribunal especial para el juzgamiento de los aforados (presidente, congresistas y magistrados de las altas cortes). El Partido de La U está en la tarea.

Es incontrovertible que la Corte Suprema de Justicia se politizó y más parece un partido de oposición que un alto tribunal que aplica justicia.

A la Corte Suprema de Justicia se le deben suprimir facultades. Los cambios de jurisprudencia, la mezcla de sistema dispositivo con acusatorio, la compra de testigos, la realización de reunión con estos sin levantar actas, emborracharse con testigos y hacer negocios con mafiosos en enotecas y bares. Recibir Rolex ¡Qué asco! Son motivos suficientes para este cambio.