¿Qué es un mockerto?

11 05 2010

En estos días de polarización debido al acercamiento vertiginoso de las elecciones el 30 de mayo, fanáticos de bando y bando, santistas y mockusianos han tratado de agredirse en foros y redes sociales. De todas estas agresiones surgió el término “mockerto”, que no es más que la combinación de Mockus y “mamerto”.

El término expresa claramente que a la bola verde se le pegó el viejo mamertismo sindical, obrero y trabajador, además que se le pegaron las momias recalcitrantes del Polo Democrático.

Lo de Mockus es una extraña unión de mamerto y uribistas no convencidos ni con Santos ni con Noemí. La indefinición ideológica de Mockus es la causante de este pequeño problema. Algunos mamerto se unieron a Mockus por su odio a Uribe y a Santos y algunos uribistas se unieron a Mockus por su discurso radical contra las Farc de no negociación.

A esto se le suman la prensa y los “calumnistas” que durante años negaron los beneficios que le trajo a este país la política de seguridad democrática que Mockus dijo que continuará. ¿Incoherencia, no?. Coronell, María Jimena Duzán, Cecilia Tascón, son unos ejemplos de odio a Uribe y a su seguridad democrática, pero que se unieron a Mockus sólo por ver derrotado a Santos.

Durante años he comprobado que las Farc son solo los vasallos de una élite bogotona que asiste a cuanto cóctel hay para mostrar sus dotes de intelectual. Estos mismos son los que durante años han justificado a las Farc y la existencia de un conflicto armado. No son nada más que Antonio Caballero, Alfredo Molano, Enrique Santos Calderón, quienes durante años han defendido de manera tácita a las FARC. Bastaría con leer la comparación que hizo Cabellero sobre Tirofijo y Pablo Escobar donde tituló al primero de delincuente político.Ahora ellos están con Mockus, a excepción de Enrique Santos por razones lógicas.

Con todas estas ideas anteriormente puestas podríamos definir a un mockerto como el tradicional radical apegado a ideas socialistoides anticuadas con cierto aire de intelectual unido a la radicalidad de la ultraderecha y derecha uribista que no ve en Mockus un peligro. En cuentas pocas, un mockerto es un confundido que se deja llevar por odios y radicalismo extremo. Un mockerto es a todas éstas un hipócrita ideológico.

La falta de carácter de Mockus en sus ya constantes equivocaciones y reversazos no nos permiten dilucidar porque camino nos llevará: si por la izquierda mamertoide o por la derecha de la seguridad democrática.





Mis prevenciones con Antanas Mockus

8 05 2010

El próximo 30 de mayo quizá Colombia elija presidente de la república o defina quiénes irán a segunda vuelta. El panorama para quienes creemos en la obra de Álvaro Uribe no puede ser más desalentador. A pesar de que el presidente Uribe tiene una popularidad de 68% y una aprobación de gestión de 72% el ‘candidato del uribismo’, Juan Manuel Santos, aparece de segundo detrás del profesor Mockus.

Con la derrota de Andrés Felipe Arias en la consulta del partido Conservador, los uribistas puros como yo, nos quedamos sin candidato. Es obvio que Noemí no nos seduce ni poquito y sus declaraciones en los últimos debates han sido poco más que vergonzantes.

El uribismo representado en Juan Manuel Y Noemí está de segundo y tercero en las encuestas, a otro que pinta de uribista, Germán Vargas Lleras, hay que descartarlo ya que su comportamiento ha sido desleal. Vargas Lleras es poco más que un traidor. De ahí a que no suba en las encuestas el heredero natural de la seguridad democrática.

>En espectro apareció el profesor Mockus de la mano de Sergio Fajardo, Enrique Peñalosa y Lucho Garzón. Como uribista no dejo de sentir gran admiración por el doctor Enrique Peñalosa que de manera independiente y leal siempre ha acompañado a este maravilloso gobierno que se acaba. Con los demás tengo prevenciones, especialmente con Lucho Garzón.

Pero el tema aquí es el doctor Mockus, que de manera permanente él y sus seguidores acusan a quienes tienen simpatía por otros candidatos de no ser honestos, legales y faltos de ética y eso me incómoda de manera suprema. Sus últimas declaraciones y actuaciones nos dejan ver que no es el más honesto de todos.

Primero, cuando notó el boom a favor de su candidatura, lanzó la noticia sobre el mal de Parkinson que padece. Eso no es ético. Es oportunismo puro. No contento con eso, en una entrevista radial el profesor dijo claramente que admira al dictador Venezolano Hugo Chávez Frías

Como lo he dicho varias veces en este blog, Hugo Chávez es un asesino, un narcotraficante, un miserable enemigo del pueblo colombiano que conspira con las farc para dominarnos. Chávez es la principal amenaza para nuestro país. Chávez apoya a las FARC, Nos amenaza con la guerra y luego de manera cínica dice que él es un hombre de paz, nos bloquea comercialmente, insulta a nuestro presidente, interfiere en nuestros asuntos internos y en el de otros países, apoya al ELN a ETA, financia a Las FARC, les da armamento, dinero y oxígeno político. Solamente el día de ayer amenazó a Colombia con que si de ganar Juan Manuel Santos llevaría el comercio con nosotros a cero, eso es un clara interferencia en nuestros asuntos internos. Lo que hace el dictador venezolano es amenazarnos, no dejarnos decidir libremente, influir en las elecciones soberanas de nuestro país. Lo que hace el dictador es una clara y flagrante violación al derecho internacional y al principio de libre determinación de los pueblos.

>El profesor Mockus dijo que extraditaría al presidente Uribe por atacar en Ecuador un campamento de las FARC y lo dicho lo ha justificado diciendo que Colombia violó la Constitución nacional, la ley y el derecho internacional. Se olvida el doctor Mockus que ese ataque no fue una acción premeditada. Fue una decisión de Estado que se produjo a raíz de la falta de atención que el gobierno ecuatoriano le prestó a las alertas del DAS Sobre el tema. Luego se descubrió la clara complicidad del gobierno de Rafael Correa con las FARC y la financiación de su campaña a la presidencia con dineros de esta guerrilla. Yo personalmente a través de este blog he descrito los probados vínculos de Correa, su gobierno y sus funcionarios con las FARC, así que darle algún tipo de razón a Correa más que parecerme hipócrita, me parece criminal.

En este artículo llamado ‘La farcpolítica en Ecuador describo perfectamente esos vínculos, así que  doctor Mockus su actitud más que parecerme ridícula, me parece insultante y despreciable. No es sorprendente que el doctor Mockus permita que vayan a la cárcel aquellos soldados que usaron símbolos de la Cruz Roja en la Operación Jaque, pues desde su punto de vista, se violó la ley. Hay cuestiones, doctor Mockus, que no son tan legales como se quisiera, pero son más racionales, más justas y más éticas que la misma ley.

Mis prevenciones con el doctor Mockus son fundamentadas en lo que dice, en lo que calla, en su falta de carácter, en cambio de posiciones al vaivén de la opinión de la gente y en su falta de plan de  gobierno. Mockus es alguien que como muchos candidatos presidenciales, tiene rabo de paja. Este señor no es un santo, como lo reveló Rafael Nieto Loiza en un artículo en el país de Cali donde intentó cobrar por reposición de votos más de lo que había gastado en las elecciones a la alcaldía en 1994. También su error en el manejo de las finanzas de Bogotá en el contrato con el ICA donde el Distrito perdió más de 50 mil millones de pesos en un contrato mal realizado por el doctor Mockus y sin duda me preocupa mucho su obsesión con los impuestos, pues cuando fue alcalde de Bogotá intentó cobrarle impuesto a las personas que tenían un garaje privado, cosa que generó mucha burla en quienes escucharon semejante exabrupto.

Por último considero que el doctor Antanas Mockus no es una mala persona, creo que es buen intencionado pero jamás votaría por él por la razones anteriormente expuestas.  Igualmente jamás votaría por Juan Manuel Santos, quien eligió de fórmula vicepresidencial a alguien que considera o consideró el despeje de unos municipios para negociar con las FARC, en fin, una sumisión disfrazada.