La mafia se une contra Uribe

31 08 2008

LAS MANIOBRAS DE LA MAFIA

Gustavo Petro lo ha dicho muchas veces: “este es un Estado mafioso”. Y ha dicho una gran verdad. Lo que nunca menciona es su responsabilidad personal en la conformación de este Estado mafioso y en las razones de la permanencia de esas mafias alimentadas todas con dineros del narcotráfico.

¿Por qué, aunque todos sabemos quién es quién en la política y en la mafia, estas personalidades siguen siendo entrevistadas por los noticieros como autoridades morales y se pasean por el país que está sembrado con las tumbas comunes de sus víctimas –que son siempre los pobres e ignorantes- como si nada debieran..? ¿POR QUE LA JUSTICIA PARECE NO TOCARLOS…?

Por la razón que ha dicho Petro de manera desfachatada: Porque este es un Estado mafioso –del cual él forma parte- y su manejo y control hasta ahora parece estar sufriendo un remezón en la confrontación entre “izquierda” y “derecha”, dos extremos aparentes que forman parte del mismo cuerpo del delito.

Desde hace años he venido alertando sobre las RELACIONES ESTRECHAS entre las FARC y el POLO DEMOCRATICO, y también anuncié que tan pronto Samuel Moreno Rojas -el Pinocho Moreno- subiera a la Alcaldía de Bogotá, la ciudad quedaría a merced de la guerrilla y que empezaríamos a sentir atentados con petardos y bombas. Muchos se burlaron de mí (sniff..!) pero HOY LA EVIDENCIA lamentablemente me está dando la razón.

Aquella conclusión no la extraje de mi afinado olfato político ni de mi especial don para distinguir quién dice la verdad y quién está mintiendo. Aunque hubo algo de ello, la razón principal fue un mensaje de amenazas que me envió (con copia a un portal de la guerrilla) un tal Alex advirtiéndome que CON LA LLEGADA DE SAMUEL MORENO al palacio Liévano, TAMBIEN LLEGARIAN LOS GUERREROS BOLIVARIANOS. Asegura Alex que los comandos de las FARC estarían preparando en la capital la toma del poder, y termina su discurso lleno de errores ortográficos enviándole un saludo a la comandante Mariana.

Como todos recordamos, las FARC HICIERON PUBLICO SU APOYO A SAMUEL MORENO Rojas Y AL RESTO DE CANDIDATOS DEL POLO DEMOCRATICO en las pasadas elecciones, y Raúl Reyes y Carlos Gaviria se enviaron mensajes de entrañable afecto y soporte mutuo, manifestando que también era recíproco su odio por Álvaro Uribe Vélez.

Tal vez nadie recuerde que Samuel Moreno Rojas, como jefe de la ANAPO (hoy convertida, junto a varias facciones de la guerrilla y el comunismo, en el Polo Democrático) se adhirió a la campaña para la presidencia de Ernesto Samper Pizano, quien resultó elegido gracias al apoyo y dineros del Cartel de Cali. Tal vez tampoco nadie recuerde que muchos de esos dineros procedentes del narcotráfico fueron movidos a través de los diversos movimientos políticos que conformaron la famosa “Alianza por Colombia” para unirse a la campaña de Samper. Tal vez nadie recuerde que el mismo Samuel Moreno recibió y tramitó parte de esos dineros, como tesorero de la ANAPO en esa ALIANZA MAFIOSA.

Tal vez tampoco nadie recuerde que Juan Fernando Cristo, uno de los enemigos acérrimos de Uribe Vélez, fue vinculado al proceso 8.000 y conocía los orígenes y destinos de esos dineros. Y menos se irán a acordar de que Miguel Maza Márquez, ex director del DAS, estuvo también en la campaña Samper apoyándolo con su movimiento político, ni que este oscuro personaje tenía nexos con el Cartel de Cali.

En un país lleno de curiosidades, nadie se ha preguntado por qué Mónica de Greiff integra el gabinete de Samuel Moreno Rojas en la alcaldía de Bogotá. A nadie le parece extraño que, precisamente, su padre Gustavo de Greiff haya sido Fiscal general de la Nación desde cuyo puesto empezó a urdir con la gente del Cartel de Cali la manera de que estos se entregarían a la justicia para recibir los mismos beneficios que habían recibido los guerrilleros del M-19. A nadie se le hace extraño que el ex Fiscal nunca haya sido investigado por sus nexos con los Rodríguez Orejuela, de quienes fue socio cuando ya el país sabía que eran narcotraficantes. Nadie se pregunta por qué Samuel Moreno Rojas nombró a la hija de este hombre en su gabinete ni ven la RELACION ENTRE LA MAFIA, la ANAPO, EL PARTIDO LIBERAL Y EL POLO Democrático.

Les sugiero que repasen la historia reciente del país y recuerden que Ernesto Samper era amigo de vieja data de los Rodríguez Orejuela, y que fue nombrado por estos mafiosos como miembro de la Junta Directiva del Banco de los Trabajadores, de propiedad de estos narcos.

¿Nunca se ha preguntado por qué Ernesto Samper –al igual que las FARC- apoyaron la candidatura de Samuel Moreno..? ¿Nunca se han preguntado por qué Ernesto Samper ahora se la pasa de íntimo de los cabecillas del Polo, emborrachándose con ellos en los clubes de Bogotá y Barranquilla..? ¿Nunca se han preguntado por qué el gabinete de Samuel Moreno Rojas está compuesto por todas esas personas provenientes de las más diversas corrientes..?

Gustavo de Greiff, socio de los mafiosos de Cali e íntimo amigo de Samper mantuvo a éste a salvo mientras estuvo al mando de la Fiscalía; tanto, que tuvo la osadía de cerrar la investigación poco tiempo después de conocerse los famosos narcocassettes. Su hija, Mónica de Greiff fue tesorera de la campaña de Samper a la presidencia y ministra de Justicia de Virgilio Barco, época en la que FLORECIERON LOS CARTELES DE LA DROGA en el país. Hoy, Mónica de Greiff es Secretaria de Desarrollo Económico en la alcaldía de Moreno. Todos sabemos qué clase de desarrollo tendrá la ciudad bajo su gestión. …

Así que, a la pregunta de cómo se relacionan Samper y los de Greiff con Samuel Moreno, el Pinocho Moreno, Sherlock Holmes diría, mientras atiza su pipa: “elemental, mi querido Watson.. Todos se conocieron desde antes y estuvieron vinculados en la campaña de Samper, financiada por el narcotráfico”. O como diría Daniel Samper Pizano, hermano de Ernesto: “Es que aquí en Colombia, todos somos como un club..”

No todos, don Daniel.. no todos pertenecemos a ese club lleno de mafiosos.

Precisamente, don Daniel siempre da a entender que salió huyendo del país porque el Estado lo perseguía. Pero la verdad es que, según cuenta Santiago Medina, al periodista lo iba a secuestrar Pablo Escobar y, aunque los Rodríguez Orejuela hablaron con el capo de Medellín intercediendo ante él por la seguridad del hermano de su amigo Ernesto, ellos mismos aconsejaron que Daniel debería salir del país. Y efectivamente lo hizo dos días después. Hoy, vive en España pero visita mucho Colombia. Y también escribe cada ocho días contra Uribe Vélez y a favor del Polo Democrático, de Piedad Córdoba y de cuanto enemigo le surja al presidente.

Y hay más cosas raras. Chucho Sarria, mafioso y recientemente pastor de la Misión Carismática Internacional, de propiedad de César y Claudia Rodríguez de Castellanos, era esposo de la “monita retrechera”, Elizabeth de Sarria, amiga íntima de Ernesto Samper y su esposa Jacquin Strauss de Samper, a quienes colmó de diamantes y otros regalos costosísimos. La “monita retrechera” fue asesinada cuando decidió declarar ante la Fiscalía (en cabeza de Valdivieso) en contra de su otrora amigo Ernesto Samper.

¿Qué tienen que ver Chucho Sarria, Samuel Moreno, Ernesto Samper y Claudia Rodríguez de Castellanos..?

Algo. Eso lo aseguro. Fíjense que Chucho Sarria y su esposa financiaron también la campaña de Samper; Chucho Sarria posteriormente se “convertiría a Cristo” y sería nombrado pastor en la iglesia de los Castellanos, antes de caer preso de nuevo por asesinato y narcotráfico. Curiosamente, Claudia Rodríguez de Castellanos, con su movimiento político cristiano, también adhirió a la campaña de Samper y, también, a través de su movimiento se manejaron dineros procedentes del Cartel de Cali.

Y qué tiene que ver Samuel Moreno con Claudia de Castellanos y con los Sarria, además de coincidir en la campaña de Samper. Pues no sé. Pero se me hace muy extraño que, una vez se conoció su triunfo en Bogotá, Samuel Moreno haya visitado las iglesias cristianas de donde provinieron muchos de sus votos. Él, un católico absoluto, creyente en la santería y adorador de María fue respaldado por iglesias evangélicas. Sin ninguna duda, Jesús Bernal, pastor evangélico fue clave en esto. De Chucho Bernal hablaremos después.

¿Quieren más “coincidencias”..? Ahí van.

María Emma Mejía, hoy del Polo Democrático, estuvo muy cerca de la campaña de Samper para presidente. Gracias a sus oficios, fue ratificada por Samper en la embajada de España.

Horacio Serpa, hoy flamante gobernador de Santander en este país mafioso y complaciente con los delincuentes y atropelladores, también estuvo en la campaña Samper y, junto a Santiago Medina, Fernando Botero y el propio Samper, canalizó los dineros de los narcotraficantes hacia las diversas tesorerías regionales de esta narco-campaña. De los cuatro, Santiago Medina fue el chivo expiatorio, el idiota útil que llevó a cabo lo que Samper había planeado años atrás en el famoso “Pacto de Recoletos”, cuando siendo embajador en España se reunió con los Rodríguez Orejuela y otras personalidades para establecer la alianza que llevaría a Samper a la presidencia y a los Rodríguez a la impunidad.

Y siguen las coincidencias. Ramiro Bejarano, actual abogado de Valencia Copete y, ambos, enemigos de Uribe Vélez, fue nombrado por su amigo Samper como director del DAS desde cuya posición se cometieron cosas innombrables a favor de Samper y su permanencia en el poder.

Hoy, Ramiro Bejarano, además de ser abogado de Valencia Copete (de familia valluna), es también aliado del Polo Democrático en su campaña para derrocar a Uribe. Igual que lo es Juan Fernando Cristo, miembro del Partido Liberal.

Precisamente, LAS ALIANZAS EN CONTRA DE URIBE PARECEN UNIR A LOS MALHECHORES. Fíjense que Piedad Córdoba, del Partido Liberal, siente un profundísimo afecto por el Polo Democrático y también es cercana a las FARC, tanto que ya ha sido acusada ante la Corte Suprema para que la investiguen. Aunque dudo que la CORTE, RECPTORA DE REGALOS Y FAVORES DE NARCOS, y enemiga de Uribe, decida investigarla; como tampoco investigarán a Borja, el del sombrero parecido al de Al Capone.

Recientemente, César Gaviria Trujillo, expresidente de Colombia y actual presidente del Partido Liberal, se reunió con Carlos Gaviria, presidente del Polo Democrático, para forjar una alianza en contra de la posible reelección de Álvaro Uribe.

Para refrescarles la memoria, les diré que César Gaviria resultó beneficiado con la muerte de Luis Carlos Galán ya que en una jugada astuta logró que Juan Manuel Galán le pasara las banderas del líder inmolado, como se pasan los derechos de primogenitura a un usurpador.

César Gaviria fue quien llenó y permitió las comodidades en la cárcel de Pablo Escobar, que más que cárcel parecía un hotel-búnker de diez estrellas; también dispuso que nuestro ejército nacional debía cuidar, como un cuerpo privado de seguridad, esta mansión del narco. Además, permitió que el capo siguiera delinquiendo desde allí hasta cuando los excesos de Escobar se hicieron tan evidentes para la opinión pública, que GAVIRIA NO TUVO MAS REMEDIO QUE TRAICIONAR el pacto con el capo.

También, CESAR GAVIRIA FUE QUIEN HIZO POSIBLE que el M-19 regresara a la vida pública y QUE LOS GUERRILLEROS FUERAN AMNISTIADOS SIN QUE TUVIERAN QUE PAGAR SUS DELITOS NI REPARAR A SUS VICTIMAS. FUE CESAR GAVIRIA QUIEN DISPUSO PAGARLES multimillonarias sumas a los guerrilleros, proveerles de contratos, cargos diplomáticos y demás; permitió que el Tratado de Extradición de narcotraficantes hacia Estados Unidos se cayera, igual que lo pretendió hacer la Corte Suprema de hoy. Fue César Gaviria quien le entregó el Ministerio de Salud a los guerrilleros del M-19, cartera desde la cual campeó la corrupción entregando contratos a la oligarquía tradicional vallecaucana. Extraño concepto socialista tienen estos guerrilleros que se aliaron con los “opresores” para enriquecerse con el botín oficial.

Y siguen las coincidencias. ¿Saben quién era Secretario de Ernesto Samper en la embajada de España, tiempo durante el cual se hizo alianza con los narcos del Valle..? Pues era nada menos que Juan Carlos Posada García Peña. Si les suena el apellido le diré que es de los mismos que han sido accionistas de El Tiempo; tenemos a Roberto Posada García Peña, ferviente apoyador de todo lo que huela a Polo Democrático y cuyo primo hermano, Daniel García Peña fue cofundador de este partido y su Secretario General hasta hace poco. Al mismo clan pertenecen Rodrigo Pardo, quien otrora fuera Canciller de Samper.

Hay más. José Antonio Vargas Lleras fue secretario privado de Samper. También suenan los apellidos porque es hermano de Germán Vargas Lleras, presidente de Cambio Radical, un partido al que pertenece –entre otros- la pastora evangélica Claudia Rodríguez de Castellanos (investigada por sus nexos con el narcotráfico); Cambio Radical ha sido también afectado por el escándalo de la parapolítica. Germán Vargas Lleras, hermano del Secretario privado de Samper, fue aliado de Uribe Vélez pero sus aspiraciones políticas pronto saldrán a flote ya que a éstas no le conviene que Uribe sea reelecto. Cuestiones de poderes. Otro de la familia Lleras, Carlos Lleras de la Fuente, estuvo en el gobierno de Samper como su embajador en Estados Unidos. Rosca. “You know”, como dice el tío Sam.

¿Más coincidencias..? Sí. Hay más. Al Polo Democrático también pertenece Roberto Sáenz, concejal de Bogotá por ese partido y hermano de alias “Alfonso Cano”, el tenebroso cabecilla que reemplazó a “Manuel Marulanda” como comandante general de las FARC.

Respecto a ex-guerrilleros y cristianos, tenemos a Ramiro Lucio, ex M-19 y quien posteriormente se convirtiera en asesor de narcotraficantes arrepentidos, y quien también posa de cristiano evangélico junto a una senadora “cristiana” que se divorció de su marido para casarse con este ex guerrillero. Dicen que el Espíritu Santo descendió como paloma sobre el lecho de la senadora Morales y le dijo que dejara a su marido, un pastor “evangélico” y que se casara con este pecador arrepentido, ex socio de Ingrid Betancourt en sus correrías en el Senado.

….Piedad Córdoba quien, a su vez, es seguidora ferviente de las FARC. Tan devota es que hace poco dijo que admiraba profundamente a los guerrilleros, en especial a “Tirofijo”, y que Colombia necesitaba de muchos más hombres como él. Imagínense.. Piedad Córdoba haciendo apología de ese grupo de narcotraficantes, secuestradores y terroristas. Y LA CORTE SUPREMA NO DICE NADA.

Si un congresista se hubiera atrevido a decir que admira a Mancuso ya le hubieran aplicado la pena máxima. Y es extraño que no suceda lo mismo con quienes están haciendo apología de las FARC y participando en reuniones secretas para darle viabilidad al proyecto guerrillero. Y más extraño es que Yolanda Pulecio, la madre de Ingrid –secuestrada por las FARC- esté de íntima amiga con Piedad, quien en uno de los mensajes a Raúl Reyes le aconsejó que no soltaran a Ingrid todavía. Muy raro.

Y todavía más raro es que Lucho Garzón, el corrupto hombre que gobernó Bogotá, perteneciente al Polo Democrático, hoy haya empezado a hacer su campaña política gracias a los oficios del multimillonario industrial Ardila Lulle quien le ha regalado un espacio triple A en la radio para que Lucho Garzón se dé su baño de popularidad y esté listo para la campaña presidencial de 2010.

Tan raro esto como debió parecer raro en su época lo que sucedió durante el gobierno de Samper, cuando el Bloque de Búsqueda irrumpió en una fiesta privada de los Rodríguez Orejuela. Este hecho les valió una severa reprimenda de Samper y de su ministro Botero. Hoy sabemos por qué. Pero entonces no lo sabíamos. Era raro.

Como raro es que la Corte Suprema de Justicia, tan cercana hoy a la izquierda que masacró a sus integrantes hace años, esté tan afectuosa con el Polo Democrático (Carlos Gaviria fue magistrado) y, al mismo tiempo, con narcotraficantes y testaferros de paramilitares. Y todavía más raro que haya intentado torpedear la extradición de los paracos narcos, y que haya ordenado sacar de la cárcel a Noguera, el ex jefe del DAS que puso la institución al servicio de los narcotraficantes paramilitares, los mismos a quienes la Corte trató de impedir que Uribe extraditara.

Este hubiera sido el paraíso para la Cosa Nostra.

Ahhh.. ¿Y saben qué otra cosa une a Ernesto y Daniel Samper, Samuel Moreno, César Gaviria, Polo Democrático, FARC, los narcotraficantes, Juan Fernando Cristo, los Posada y los García Peña, Carlos Gaviria, Piedad Córdoba, Hugo Chávez, Yolanda Pulecio, Iván Cepeda, Alfonso López, Julio Mario Santodomingo, Vargas Lleras, El Tiempo, El Espectador, Voz, los hermanos Sáenz (del Polo y de las FARC), la Corte Suprema de Justicia, Ramiro Bejarano, Valencia Copete, el Partido Liberal, Vargas Lleras, paracos y demás…?

Su odio contra Álvaro Uribe y sus intenciones de tumbarlo al costo que sea.

Por eso, porque EL COMUN DENOMINADOR DE LOS ENEMIGOS DE URIBE ES MAFIA, seguiré apoyando al presidente hasta tanto no se compruebe -que espero que no sea así- que él forme parte de ese Estado mafioso que acertadamente denuncia Petro y a quien se le olvidó reconocer que él mismo, Gustavo Petro, sí que ha hecho méritos para formar parte de ese Estado mafioso que públicamente repudia pero que secretamente ama; tal y como le enseñaron sus amigos y maestros: los jesuitas.

Ricardo Puentes Melo.

Junio 17 de 2008.





La disyuntiva

27 10 2007

Por: Jaime Ruiz

En una ocasión en que comentaba las elecciones chilenas en que salió elegida la señora Bachelet, Mario Vargas Llosa se sorprendía de la tranquilidad que se respiraba en el país, nadie temía que nada fuera a cambiar fatalmente fuera cual fuera el resultado de los comicios. La sorpresa del novelista venía de que cada elección en la mayoría de nuestros países es una apuesta casi de vida o muerte y no es imposible que se desate una catástrofe sangrienta como resultado del forcejeo de las facciones.

Las elecciones que se celebran este domingo en Colombia de nuevo ponen a la gente a escoger el camino de la catástrofe o el de la recuperación, y es muy probable que escoja el de la catástrofe, no tanto por perversidad o estupidez, sino por la indolencia de permitir que las minorías organizadas decidan por la mayoría.

Mientras que en numerosas regiones varias decenas de candidatos han sido asesinados o forzados a renunciar a su candidatura para favorecer a los candidatos del Polo Democrático o de algún sector del Partido Liberal que es útil a las FARC, en Bogotá (donde esas presiones son minoritarias y los cilindrazos tienden a ser más bien de varios millones de pesos dirigidos a los controladores de redes de “maquinaria”) aparece mejor situado en las encuestas un candidato apoyado por esos mismos beneficiados de la “lucha por la justicia social”.

Es decir, en Bogotá tiene grandes posibilidades de ocurrir que la gente premie con su voto a los que no piden a las FARC su desmovilización y ni siquiera les reprochan esos asesinatos recientes. Pero no importan los que votan por ese candidato, que en ningún caso llegarán a ser una cuarta parte de los que pueden votar, sino los abstencionistas y los que votan por candidatos sin esperanza, como si el resultado de su elección correspondiera a una transacción con su conciencia y los destinos de la ciudad importaran menos que el bienestar derivado de votar por idealismo.

La situación prueba algo que para muchos colombianos es difícil de digerir: que los problemas del país no tienen otro origen que los valores dominantes y que fenómenos como la guerrilla y el narcotráfico son verdaderamente representativos de la sociedad, en absoluto el fruto de circunstancias particulares en algunas regiones o de la oportunidad que genera la prohibición de las drogas. Puesta a escoger entre la estabilidad democrática y el ciclo caos-dictadura, la población colombiana, como la del resto de Sudamérica, más bien escogerá la segunda opción.

No está de más detenerse un poco a analizar al personaje que aspira a la alcaldía por esa facción. A diferencia de los demás líderes, descendientes de las familias bogotanas que se repartían los cargos de alto nivel ya en el siglo XIX, Samuel Moreno tiene algo de advenedizo, pues su pertenencia a la oligarquía le viene del golpe de Estado que dio su abuelo en 1953. Es claramente lo contrario de esos intelectuales que encandilan a la masa de lambones que conforman las clases altas capitalinas explotando el manual de retórica, es un individuo de rendimiento discreto que en cambio brilla por el evidente disfrute de los lujos que aspiran los demás a tener.

Característico de esa clase de magnates que heredan una serie de relaciones y la lealtad de algunas gentes que tuvieron acceso al poder o soñaron con tenerlo en otras épocas es su disponibilidad ideológica: es la clase de personas que conformaban el congreso que absolvió a Samper y que aun se destacaron defendiendo al cuestionado presidente financiado por el Cartel de Cali. En ese papel, Moreno encontraba amigos y apoyos para cimentar su carrera y asegurarse la copiosa renta que la sociedad colombiana asigna a los congresistas que conservan el puesto.

Es importante hacer hincapié en esas características porque la guerra sucia de los medios contra el personaje lleva a engaño a muchos. Él no es un activista revolucionario que crea en la necesidad de destruir el Estado de los opresores reaccionarios sino más bien un miembro de una familia de esa clase de opresores. Cuando hace unas declaraciones de legitimación de la guerrilla, aun de la que tomó la bandera del supuesto triunfo electoral de su abuelo en 1970, no manifiesta su punto de vista ideológico sino que recita la retórica que conviene a su carrera política en el denostado Congreso colombiano.

Se preguntaba sor Juana Inés de la Cruz en unos versos famosos “¿Y quién es más de culpar / aunque cualquiera mal haga, / la que peca por la paga / o el que paga por pecar?”. El señorito Moreno Rojas se muestra en esa entrevista legitimador de la lucha armada y aun de las dictaduras, pero ¡él peca por la excelente paga que tienen los congresistas en Colombia, amén de la infinidad de negocios a que tienen acceso! El problema es esa sociedad que tolera esas declaraciones, esos cientos de miles de bogotanos acomodados que efectivamente están siempre del lado de los dictadores como Fidel Castro (que era a quien aludía Samuel Moreno al hablar de dictadores).

Uno de los pretextos de la retórica comunista en Colombia es la rebelión contra la corrupción de las clases oligárquica. Este candidato consigue ser una síntesis de la mentira de esa retórica: es la corrupción de las clases oligárquicas la que produce esos sueños de despojo y atropello que se cristalizan en el proyecto comunista. La asociación de Samper con el Cartel de Cali no es menos grave que el apoyo que buscó en los comunistas y en los otros grupos de ex guerrilleros que ejercían en el Congreso de lobbistas de Santodomingo. Algún día se sabrá cuánto influyó todo eso en el ascenso de las FARC en esos años. Lo que significó para los colombianos humildes el despilfarro espantoso que significó mantener viajando a todos esos intelectuales por medio mundo ya se conoció en la miseria de los años de cambio de siglo.

Como si este revolucionario no tuviera suficiente con encarnar aquello que sus socios políticos dicen combatir, se da la circunstancia de que el movimiento que acaudilló su abuelo estaba formado en buena medida por ex militares y ex policías: ahora el nieto es candidato del partido que con el pretexto del DIH legitima tranquilamente que se asesine a militares y a policías. Y en aras de ocupar esos puestos formidables en que se hacen los grandes negocios, como los que según muchos bumangueses caracterizaron la gestión de su hermano en esa ciudad, ¡hasta viene a decir que el M-19 era parte de la Anapo! Pero se trataba de grupos de estudiantes comunistas de las universidades de elite que buscaban ser la vanguardia de un movimiento popular al que darían contenido con su programa guevarista.

La victoria de ese caballero se entenderá en el Secretariado de las FARC como una muestra de respaldo a su lucha, pues se trata del partido que exige la negociación de las leyes con la banda asesina con la complicidad tácita de TODOS los formadores de opinión de los grandes medios. Esa presión por la negociación, por el intercambio humanitario (en campañas por ese noble fin la administración Garzón se gastó cientos de millones), por el DIH y muchas otras nobles metas es la principal arma de guerra de las FARC, por eso el apoyo al PDA en su página web y en las regiones a través de la lucha armada (que es como se llama en la jerga de esas gentes a los asesinatos).

Ojalá que a los asesinados y secuestrados de los próximos años nadie les llegue a reprochar el haber permitido que la banda se recuperara y la guerra civil se reavivara. Pero también se podría pensar lo mismo de las víctimas adultas y educadas de varias décadas: su martirio tenía algo de vicio, muy pocos de ellos habían hecho algo para impedir que reinaran los carteles criminales, puede que ni siquiera un voto con sentido cívico.





SamuEL no sabe como hará el Metro en Bogotá

24 10 2007

Este tipo cree que el gobierno nacional no le quiere ayudar y por eso no entiende que los recursos nacionales están comprometidos hasta el 2011 en proyectos de sistemas masivos en ciudades medianas y pequeñas. 

v     Pereira: Megabús

v     Manizales: Cosmobús

v     Cali: MIO

v     Medellín: Metroplús

v     Cartagena: Transcaribe 

v     Y las que faltan.  

No depende de Uribe ni del próximo presidente en su primer año de gobierno. Hagamos cuentas: Los recursos están comprometidos hasta el 2011, osea que Uribe termina su gobierno y sigue otro y ese otro no podrá en un año ayudarle a SamuEL. SamuEL gobernará los años: 2008,09, 10 y 11 ¿Cómo hará el metro? 





SamuEl Moreno dijo que compraría votos

22 10 2007

Como cualquier mafioso, reconoció de manera cínica que compraría votos. ¿Esa es la parte democrática del Polo y el señor SamuEl? Basados en campañas de difamación, bajas, calumniosas y sucias es que han subido al señor SamuEl.

Pero ayer él mismo reconoció sus prácticas políticas y que además es un candidato deshonesto, mentiroso y lo peor es que juega con la dignidad de las personas al comprar votos. No vote mal como lo dicen sus aduladores ignorantes, vote a conciencia y tenga en cuenta que su voto no tiene precio.

En qué se basan los bogotanos que dicen que votar por Samuel es “voto inteligente”? ¿Lo conocen? ¿Qué trayectoria tiene él en Bogotá? ¿Saben de dónde salió, saben qué fama tiene su familia en Bucaramanga?

Muy mal señor SamuEl alcalde o mejor SamuEl Corrupto, clientelista y politiquero.