El 6 de marzo es la marcha de las FARC

21 02 2008

“Ahí veremos a todas las bazofias amigos y cómplices del terrorismo de las FARC. Ahí estará la plana mayor del comunismo asesino y mafioso. No a esa marcha.”

Para los que se ilusionan de que los organizadores originales solo quieren marchar “por las victimas” aquí les copio el comunicado que esta en la pagina del “Movimiento de víctimas de crímenes de Estado”:

“Llamamiento de todos los sectores de víctimas de Crímenes contra la humanidad en Colombia

Quienes suscribimos este llamamiento, víctimas de crímenes contra la humanidad en Colombia, declaramos lo siguiente:

1. Que rechazamos todas las formas de crímenes contra la humanidad. Que en Colombia se ha presentado una masiva y sistemática violación de los derechos humanos por parte de agentes del Estado y de la estrategia paramilitar que ha generado la comisión de crímenes contra la humanidad, como genocidio, desaparición forzada, ejecuciones extrajudiciales, torturas, desplazamientos forzados. Asimismo, que los grupos insurgentes han incurrido en infracciones al derecho internacional humanitario, siendo el secuestro una de sus más graves manifestaciones. Esta crisis humanitaria obstaculiza las posibilidades para construir una sociedad civilizada en la que el respeto a la vida y la dignidad humana sean el principio esencial de la convivencia.

2. Que resulta inadmisible toda justificación pública de estos crímenes bien sea por razones ideológicas, de Estado, bajo el pretexto de la seguridad nacional, del pretendido derecho a la autodefensa, de la acumulación de la riqueza y del despojo de tierras o de cualquier otro argumento que se emplee para legitimar lo que a la luz de la ética y del inquebrantable derecho a la vida es inhumano. Consideramos que toda expresión o discurso con el que se pretenda ignorar los derechos humanos y el derecho humanitario, nos aleja del camino de la paz y la democracia. La sociedad por su parte debe actuar para exigir el respeto de los derechos a la verdad, la justicia, la reparación integral y las garantías de no repetición.

3. Hacemos un llamado para que las víctimas sean respetadas, no se manipule su sufrimiento, no se haga uso de ellas con fines políticos, electorales, económicos o militares. Llamamos a que no se afecte su dignidad de ninguna manera, a que se desista del intento de contraponerlas unas a otras, y a que no se vulnere aún más sus derechos convirtiéndolas en blanco de nuevas agresiones. Llamamos a que sus propuestas y argumentos sean asumidos con seriedad y respeto.


4. Hacemos un llamado por el Acuerdo Humanitario que permita el regreso de las personas secuestradas al seno de sus familias y la sociedad, y porque sean respaldadas todas aquellas gestiones de facilitación, acompañamiento y veeduría nacional e internacional que contribuyan a estos propósitos. Que se evite a toda costa cualquier tipo de operación militar que ponga en riesgo sus vidas o comprometa de algún modo su integridad.

5. Exigimos verdad, justicia y reparación para todas las victimas de crímenes contra la humanidad y genocidio; que se devuelvan los desaparecidos a sus familiares, se restituyan las tierras a los desplazados; se desmonten en forma definitiva los grupos paramilitares, se acaben los vínculos de éstos, con instancias estatales, empresas multinacionales o partidos políticos y que todos los vinculados a la parapolítica responsables de violaciones de los derechos humanos sean sancionados y sus crímenes esclarecidos ante el país y el mundo.

6. Después de más de cuarenta años de conflicto armado ininterrumpido urge encontrar caminos viables que nos permitan avanzar sin más demoras ni dilaciones hacia la solución política negociada del conflicto armado, en la cual se preserven los derechos de las victimas. Reiteramos nuestra convicción de que la guerra que padece Colombia, sólo podrá ser superada a través de un diálogo nacional, amplio, pluralista y concertado con la sociedad. Hoy nos une y nos asiste la imperiosa necesidad de acercamientos entre las víctimas y todos los sectores de la sociedad colombiana para construir una sociedad democrática sustentada en la paz con justicia social, el respeto integral de los derechos humanos y la dignidad humana.

Firman: Asociación Colombiana de Familiares de Miembros de la Fuerza Pública , Retenidos y Liberados por Grupos Guerrilleros, ASFAMIPAZ. Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado Yolanda Pulecio (Madre de Ingrid Betancourt) Movimiento Hijos e Hijas por la Memoria y contra la Impunidad Familiares de los Desaparecidos del Palacio de Justicia Fundación “Manuel Cepeda Vargas” Víctimas y sobrevivientes de la Unión Patriótica y del Partido Comunista Colombiano Pueblo Kankuamo Desplazado en Bogotá. Zonas Humanitarias y Zonas de Biodiversidad de los Consejos Comunitarios del Jiguamiandó y Curvaradó Zonas Humanitarias y Zonas de Biodiversidad de las Comunidades de Autodeterminación, Vida, Dignidad del Cacarica, CAVIDA. Zona Humanitaria de la Comunidad de Vida y Trabajo de La Balsita , Dabeiba. Zona Humanitaria de la Comunidad Civil de Vida y Paz del Alto Ariari, CIVIPAZ. Consejo Comunitario del Río Bajo Naya, Valle del Cauca. Familiares de Víctimas de Trujillo, Valle. Familiares de Víctimas de Inzá, Cauca. Asociación de Familiares de Víctimas de la Violencia Política de Río Sucio, Chocó, CLAMORES. Movimiento Regional de Víctimas de Crímenes de Estado, Sucre. Movimiento Regional de Víctimas de Crímenes de Estado, Antioquia. Asociación Regional de Víctimas de la Violencia del Terrorismo de Estado en el Magdalena Medio, ASORVIM. Familiares de Desaparecidos Forzadamente, Familiares Colombia. Fundación “Nidya Erika Bautista” para los Derechos Humanos. Carlos Lozano (Director del semanario Voz) Gloria Inés Ramírez (Senadora de la República) Gloria Cuartas (Ex alcaldesa de Apartadó) Comunidad de Ullucos del Resguardo Indígena de San Francisco, Cauca. Asociación Tequendama de Sucre, Cauca. Asociación Nacional de Ayuda Solidaria, ANDAS. Comité Ejecutivo Nacional Seccional Barrancabermeja Acompañamiento Psicosocial y en Salud Mental a Víctimas de Violencia Política, AVRE. Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos Comisión Intereclesial de Justicia y Paz Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo” Comité de Solidaridad con los Presos Políticos Fundación Afro y Cultura ” La Esperanza “. Resguardo Indígena Emberá de Urada, Jiguamiandó, Coredocito. Asociación Campesina para el Desarrollo Integral del Sur del Putumayo, ACADISP. Corporación Vínculos. Red de Alternativas a la Impunidad y a la Globalización del Mercado”

Aquí esta el link en la propia pagina del Movimiento que dirige Cepeda II.

Notese que lo firman 3 importantes figuras/dirigentes del PDA.


Si en la pagina del movimiento Colombia Soy hubiera aparecido un comunicado “rechazando el desepeje” y “rechazando el acuerdo humanitario” y firmado por políticos uribistas hubieran caido rayos y centellas sobre el movimiento por parte de la izquierda.


Pero como existe una moral especial para la izquierda, donde ellos siempre terminan haciendo lo que critican, pero siempre dicen “que es diferente…”

Alejandro Gaviria recibió este comunicado de un líder estudiantil de la Universidad Nacional:

“1. La Universidad es una de las principales instituciones culturales de nuestra sociedad, no sólo generadora de conocimiento científico y cultural sino también actor del desarrollo de los principales valores de la democracia por su propia esencia crítica y de debate…

3. La agudización de la crisis humanitaria que vive el país es fruto del gasto en la política de guerra del presente gobierno que, bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo, aspira a construir un Estado antidemocrático. La crisis del país, el desmonte sistemático de la democracia, de las libertades y derechos ciudadanos, es ocultada por los grandes medios de comunicación que, a favor de los intereses del gobierno nacional, no muestran que Colombia es el segundo país del mundo en desplazamiento, que el sin numero de desaparecidos son casi otro país…

4. Nuestros campus han sido manchados por la sangre de estudiantes, docentes y trabajadores asesinados, que sufren también por los atropellos, señalamientos, desplazamientos, amenazas y desapariciones a manos de sicarios que buscan eliminar las ideas, tan peligrosas para el proyecto Uribista, o a manos del ESMAD, cuerpo profesional de la represión que ante la manifestación de inconformismo de la comunidad universitaria actúa para no dejar duda del carácter de este gobierno.

5. Lo que está en crisis es la democracia, la cultura del país y el grave problema del secuestro y de las retenciones políticas no puede ser usado para legitimar la guerra…La verdadera solución al conflicto en Colombia demanda una salida política y negociada, donde participe el conjunto de la sociedad colombiana. Por este motivo apoyamos la iniciativa del Acuerdo Humanitario, para lograr el intercambio de presos políticos y retenidos por la insurgencia.
Invitamos a la sociedad colombiana a no dejarse llevar por el ánimo guerrerista que oculta la verdadera crisis nacional y muy especialmente a los universitarios, A PARTICIPAR ACTIVAMENTE EN LA MOVILIZACIÓN DEL PRÓXIMO 6 DE MARZO, por la paz democrática, el acuerdo humanitario y la solución política negociada al conflicto social y armado que vive el país.”

Esta es una marcha politizada hasta los tuétanos y ahí esta la evidencia.

Hombre, hay que ser muy obtuso o muy ingenuo para no ser capaz de ser critico con la propaganda de estas ONGs politizadas y de la izquierda radical.

 Fuente: Liberal Colombiano





Jaque Mate del Imperio a Chávez

17 02 2008

El imperio contraataca, o Chávez llora y Bush ríe

Que el gobierno de George Bush decidió decirle “adiós” al chantaje chavista de cortarle el suministro de millón y medio de barriles diarios de crudo que exporta PDVSA a los Estados Unidos quedó demostrado, tanto en el tono burlón conque se refirió el portavoz de la Casa Blanca, Sean McCormack, a la amenaza de Chávez de “no enviar una gota más de petróleo a USA en caso de que Exxon haga efectivo el embargo de 12 mil millones de dólares en activos de PDVSA en el exterior”, como en el respaldo agresivo, expedito y tajante que ofreció el Departamento de Estado a la transnacional petrolera en su querella contra el estado venezolano.

Giro de 180 grados en la política de “apaciguamiento” empleado por las administraciones de Clinton y Bush frente a las agresiones que el comandante-presidente inició al otro día de asumir su mandato, y que con sobrada razón se atribuía al poder que ostentaba el hijo de Sabaneta de cerrar el bombeo de crudo que nutría hasta 27 mil bombas de gasolina venezolanas en el país del béisbol y el jazz.

O sea, que “el líder máximo de la revolución continental y mundial” podía optar por llevar a la economía más poderosa del mundo a una semi parálisis, que aunque no pasara de tres o cuatro meses, era suficiente para sembrar el pánico y el caos en un país célebre por sus terrores puritanos, pálpitos milenaristas y ansiedades apocalípticas.

Sobre todo en circunstancias de que, deslizándose la economía mundial desde comienzos del 2003 por una aguda crisis de energía que empezó a volatizar los precios hasta los 100 dólares por barril que conocimos en diciembre y enero pasados, había que andarse con cuidado con este “Rey del Petróleo” revolucionario, antiimperialista y socialista siglo XXI que amenazaba, “si no lo comprendían”, con disparar los precios hasta más allá de los 200 dólares por barril.

Y fue así como la comunidad internacional presenció durante los 5 años que van del 2003 al 2008, un fenómeno histórico apenas comparable al que significó la emergencia del imperio Otomano cuando se vio en condiciones de desafiar a los reinos cristianos de oriente y occidente al final de la Edad Media tardía, como fue la aparición en Venezuela, Irán y Rusia de gobiernos que empezaron a comportarse como petrodictaduras, en razón de que, teniendo una producción importante y reservas inmensas de crudos, podían imponerle su ley a países que, dada su dependencia energética, tenían que calársela, u optar por alumbrarse con fogatas.

Los venezolanos conocen muy bien esta historia como para ser recontada, ya que ilegalidad, arbitrariedad, autoritarismo, colectivismo, mesianismo y voluntarismo para imponerles un sistema político y económico resucitado de los escombros del muro de Berlín y el colapso de la Unión Soviética, concluyeron en una destrucción sistemática, tanto de los valores de la democracia, como de la infraestructura física con que el país contaba para salir de la crisis e ingresar al siglo XXI.

Pero igualmente los presidentes de los gobiernos de América y Europa, reacios aceptar los dictados de la petropolítica y las amenazas de los petrodictadores de hundir a las democracias occidentales en un nuevo holocausto, si eran perturbados en su empeño de barrer con la democracia, la libertad y el estado de derecho en sus propios países.

Y primero que ninguno, el presidente de los Estados Unidos, George Bush, forzado en razón de su dependencia del millón y medio de barriles diarios de crudo que envía PDVSA a USA, a mostrarse impasible, distante e ignorante de los insultos que el dueño de la estatal petrolera le enviaba un día sí y otro también.

Borracho, genocida, asesino de ancianos y de niños, jefe del terrorismo internacional, imperialista del signo de Leopoldo I de Suecia, dictador de la estirpe de Hitler y Franco y émulo del diablo y demás congéneres, eran algunos de los “argumentos” en la guerra de Chávez contra Bush y que el todopoderoso presidente del país más poderoso de la tierra, tenía que tragarse sin chistar.

¿Qué pasó entonces para que tan pronto salió Chávez con la amenaza de cortar los suministros a USA, Sean McCormak, el portavoz de la Casa Blanca se adelantara a declarar, que él “ya había oído eso”, y que un día después dijera “para los que quisieran oír”, que el gobierno de Bush apoyaba en todo a Exxon en su querella legal contra el gobierno del teniente coronel?

¿Qué pasó para que de inmediato la Secretaria de Estado, Condoleeza Rice, le propusiera al Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes, iniciar “una investigación para determinar si en las transacciones comerciales Venezuela-Irán se violaban leyes estadounidenses sobre sanciones al país del Medio Oriente”, y un grupo de senadores republicanos asomara la iniciativa de declarar terrorista al gobierno chavista en caso de confirmarse su alianza con grupos terroristas de América y otros continentes?

Pues nada, sino que mientras Chávez hacía la revolución, armaba la alianza antiimperialista, construía el modelo de desarrollo endógeno, predicaba por el mundo la buena nueva de la revolución y el socialismo, y se mostraba como un caudillo tercermundista malcriado, pero generoso, el gobierno de Bush trabajaba y lograba el objetivo de conseguirle sustituto al millón y medio de barriles diario que envía PDVSA a USA.

Aportes que ya se sabe irán por el lado de la producción petrolera canadiense y mexicana, que repuestas de malos momentos como el huracán Katrina y la excesiva demanda de China e India, pueden ahora tenderle la mano a un socio comercial como Estados Unidos que no logró, con todo su poder, callarle la boca al titán tropical y caribeño.

Pero es que, además, Chávez y otros caudillos de la petropolítica como Ahmadinejad y Putin, le hicieron un favorcito adicional a Bush -y al resto de los jefes de gobierno de las democracias de occidente-, como es convencer a sus electorados de invertir en los biocombustibles, de proveerse de la materia prima y la tecnología necesarias para comenzar a poner fin a la excesiva dependencia de los combustible fósiles que, aparte de escasos, son contaminantes.

Chávez, por el contrario, convirtió a la economía venezolana en agónicamente dependiente del petróleo y gastó los recursos que providencialmente le cayeron del cielo, menos en diversificar la economía para que Venezuela dejara de ser un país monoproductor, y más para que el gobierno y la sociedad venezolanos resultaran cautivos de las incidencias no controlables de los mercados internacionales del crudo.

Pero lo peor es que destruyó a PDVSA, la convirtió en una empresa con una producción en merma acelerada, sin inversiones para recuperar pozos y equipos perdidos, con un endeudamiento que pasan los 15 mil millones, con el personal calificado exilado o en trance de exilarse, y una nómina de 120 mil trabajadores que son en más de la mitad activistas del partido de gobierno y la revolución y cobran sueldos astronómicos.

Para colmo, con más de la mitad de su producción dirigida a un solo mercado, que es el de los Estados Unidos de Norteamérica, y que en términos de la situación económica internacional es difícil, sino imposible sustituir, pues el otro país del mundo con un volumen de demanda parecida es China y está a 15 mil kilómetros de distancia del puerto venezolano más cercano.

A este respecto hay un detalle a recordar: hace 5 años cuando Chávez anunció que su guerra con Bush y el establecimiento gringo era larga y difícil, habló de diversificar los mercados, y de que el socio indicado para sustituir a los gringos era China, por lo que de inmediato empezaba conversaciones con el gobierno de Álvaro Uribe para que de conjunto construyeran un oleoducto de Maracaibo a un puerto colombiano en el Pacífico para hacer viables las exportaciones de crudo a Asia.

Pero cuán en serio hablaba Chávez, puede notarse en lo dañado que están sus relaciones con el gobierno de Uribe y lo lejos que está el oleoducto y desde luego, China.

Pero hay otro elemento que no conviene olvidar: el 90 por ciento de la producción petrolera venezolana es de crudos pesados y semipesados, que requiere de inversiones gigantescas en los cambios de patrones de refinación que los chinos no están en capacidad de acometer y que ya PDVSA resolvió en los mercados gringos durante un siglo de buenas relaciones con los gobiernos de Estados Unidos.

De modo que con la demanda de Exxon a PDVSA, “El imperio contraataca y Chávez llora y Bush ríe”, porque Bush se preparó para la guerra y Chávez no, porque Bush está en capacidad de renunciar al petróleo venezolano y Chávez no puede renunciar al mercado petrolero norteamericano.

A menos que Chávez decida viajar en burro y no en el Air Bush, de alumbrar Miraflores con velas y no con luz eléctrica, de andar acosado por dos millones de empleados públicos que no cobrarán sus sueldos y de amas de casa que no encuentran comida, de militares con equipos sin repuestos, y millones de vehículos comprados en los últimos años con los petrodólares de la revolución se arruinen en el polvo, el viento y el mocho.

Y ya sabemos cuanto aman los revolucionarios y socialistas siglo XXI el lujo, la buena mesa, la velocidad, el whisky 18 años, el Vega Sicilia, los Ferrari, las Hummer, los Audi, los Mercedes y los BMW.

Ya sabemos cuan dependiente es Chávez del amor de Fidel, Raúl, Daniel, Rafael, Evo, Cristina, Néstor y Lula que dejara de existir en cuando falten los cobres y se cumpla aquello de “que amor con hambre no dura”.

O sea, un dilema entre la agonía y la muerte.

El imperio contraataca, o Chávez llora y Bush ríe
Manuel Malaver
La Razón