Una Corte IMPÚDICA

8 07 2008

Corte Mafiosa de Justicia

Me había demorado en comentar sobre la polémica surgida después de la sentencia de la Corte Suprema de Justicia, Sala Penal donde condenó a Yidis Medina. La razón: Estaba investigando y mis conclusiones son irrefutables.

No hay que ser uribistas para darse cuenta de la mitomanía y el cinismo de la Corte Suprema de Justicia.

La sentencia de la Sala Penal de la corte es desde todo punto de vista ilegal y anticonstitucional.

Expondré mis argumentos:

Para entender primero hay que leer el fallo completo: Sentencia sobre Yidis

La corte suprema y su sala penal se extralimitaron, pues su deber era decir porque condenaron a la señora Medina y no tenía porque tocar un ámbito de tipo constitucional. La corte se metió donde no debía y dijo lo que no podía decir.

Es evidente el interés de la corte en tumbar al presidente Uribe, no hay otra explicación.

Hay que decir que los abogados que están en la corte y específicamente en la sala penal, no son los más calificados ni los más académicos.

Resulta totalmente vergonzoso el lenguaje poco jurídico y rígido que utilizó la corte por ejemplo eso de “canonjías impúdicas“.  Canonjía: “f. Prebenda o dignidad por la que se pertenece al cabildo de una catedral” – Impudicia:f. Descaro, desvergüenza, falta de pudor“.

Esto último desde cualquier punto de vista NO ES DERECHO, es charlatanería con ánimo de hacer daño. Es lo que yo llamaría Dolo Político. Lo de canonjías impúdicas no está en el derecho aunque todos sabemos que significa. Claramente la corte no actúa en derecho sino en política. La corte quiere tumbar a Uribe.

La corte se extralimitó tanto, que desconoció las jurisdicciones contenciosas y constitucionales.

Me explico: durante el acto legislativo se presentaron 73 impedimentos que fueron analizados por La Corte Constitucional y el Consejo de Estado…

72 de los impedimentos estaban relacionados con conflicto de intereses. Unos parlamentarios tenían a los primos, mozas, esposas o hijos en cargos del Estado como embajadas, superintendencias y otras entidades.

Hubo otro impedimento especial de Zulema Jattin y otro (73) de Yidis Medina, quien se declaró impedida después de que el representante a la cámara Germán Navas Talero denunció que Yidis estaba recibiendo dádivas del gobierno. Y que según se conoció ella misma lo declaró por escrito.

La Corte Constitucional decidió basado en el concepto de inmunidad parlamentaria, resolvió que la señora Medina si estaba habilitada para votar el acto legislativo y determinó que no hubo delito.

Por este motivo la Corte Constitucional zanjó que NO debía revisar el acto legislativo que dio vía libre a la reelección fundada en su sentencia anterior y el principio de cosa juzgada. Es decir La Corte Constitucional no tenía competencia para revisar lo que le mandó a pedir la Corte Suprema Justicia demostrando nuevamente que la CSJ /Sala Penal se extralimitó.

La Corte Suprema/Sala Penal traspasó su ámbito de aplicación: La Jurisdicción Ordinaria para pasar a la Constitucional.

Pero esto no fue lo único que violó la Corte Suprema de Justicia, la corte en su andanada descarada contra Uribe traspasó también el ámbito contencioso administrativo pues desconoció el fallo del Consejo de Estado cuando en el proceso que se adelantó a Yidis Medina por perdida de investidura. Donde el Consejo determinó que Yidis no debía perder su investidura pues estaba perfectamente habilitada para votar y nunca hubo prebendas para ella.

Con las dos decisiones tanto del Consejo de Estado como el de la Corte Constitucional el proceso de Yidis Medina, jamás debió ser reabierto pues hace rato había hecho tránsito a cosa juzgada.

La auto incriminación de Yidis Medina no daba para reabrir el proceso.

La Corte Suprema de Justicia VIOLÓ el debido proceso, norma rectora del derecho penal; y explico:

En un delito de doble vía como el cohecho, no solo se tenía que tener en cuenta la versión de Medina sino, la de los demás implicados. El derecho a la defensa se violó. La Corte Suprema se justificó diciendo que tenía pruebas pero en realidad el solo hecho de no llamar a Prettel de la Vega y a Palacio Betancourt es una muestra clarísima de la falta de elementos probatorios. Lo más curioso es que ellos se ofrecieron para declarar pero la Corte  nunca los llamó.

Es inaudito y antijurídico sobre todo, tomar decisiones sobre un delito de doble vía y solo escuchar una parte…

Y Teodolindo? La Corte Suprema de Justicia decidió encarcelarlo por factores externos y lo tiene torturado en una cárcel, pues al no darle la casa por cárcel el pobre viejito se está muriendo en la Picota por una grave enfermedad respiratoria.

La Corte Suprema/Sala Penal argumenta que Teodolindo participó en la venta de una notaría, tanto Teodolindo como el notario niegan el hecho, pero la corte lo tiene detenido y le cree a la mitómana Yidis.

Los demás elementos probatorios sobre las mentiras de Yidis que hundirían ese proceso están en este artículo de la revista Semana: El Presidente contraataca

Todo este despelote, lo armó la Corte Suprema y su Sala Penal por la decisión del presidente de la República en 2005 de favorecer las tutelas contra las sentencias judiciales. La reacción de la Corte Suprema fue la a través de su presidente Yesid Ramírez Bastidas quién acusó a la Constitucional de ser del bolsillo del presidente y además de dejarse comprar por los favores hechos al gobierno como la aprobación de la reelección, La ley de Justicia y paz y la ley de garantías electorales.

La decisión del presidente Uribe fue oportuna y legítima, pero actúo torpe y equivocado. Su decisión de acudir a un referendo es inoficiosa y poco práctica, la Corte Suprema no cuestionó su legitimidad, sino su legalidad como gobernante lo cual la Corte Constitucional ratificó. Así que el referendo o mejor el plebiscito debería ser eliminado de la agenda presidencial.

Ahora me parece válido que el gobierno haya denunciado a la Corte Mafiosa de Justicia por violar los derechos fundamentales y por sus vínculos con los paramilitares y la guerrilla. Esperemos en que terminan estas investigaciones que le tocan a la Comisión De Acusaciones De La Cámara De Representantes.

Por ahora debemos pensar en reformar la elección de los magistrados de las altas cortes y mirar muy bien los requisitos para que cualquier terrorista no llegue allá como Yesid Ramírez.

Tenemos que pensar en como sacar a los amigos de Mancuso, Ascensio Reyes y Giorgio Sale de la esfera jurídica de este país.

Anuncios




Hoy 15 de mayo de 2008 Interpol certificará los 3 PC de Reyes

15 05 2008

Día Histórico para el país, después de la ofensiva fariana tratando de tumbar al presidente para silenciar las pruebas, llegó un día histórica para el país.

12M Interpol dirá que no hubo manipulación:

Venezuela

Chávez volvió a hablar de guerra con Colombia, ante la inminente revelación de Interpol:

Chávez dará una rueda de prensa para descalificar a Interpol:

Chávez amenazó con reclamar la Guajira

Ecuador:

Ordenan la captura de la terrorista Lucía Morett:

La prensa Española revela más nexos de Correa con las Farc:

Más información de los vínculos Farc-Correa según la Razón de Madrid:

Investigan la campaña de Rafael Correa por IRREGULARIDADES:

Colombia:

Piedad Córdoba tiembla y dice que irá próximamente a la cárcel:

Teodora de Bolívar es el alias de Piedad Córdoba:

El Polo y Piedad salen a la defensiva:

Circula una fotografía del líder del polo Carlos Gaviria Díaz con los líderes de las Farc en España.





Farcopolítica o Farcpolítica pone a temblar a Teodora de Bolívar y al Polo democrático

8 05 2008
Antes los evidentes nexos del polo democrático con las Farc, Teodora de Bolívar y Gloría Inés Ramírez salieron a la defensiva.

No hay nada que hacer, el 15 de mayo se acerca, día HISTÓRICO PARA EL PAÍS. Se hunde el Polo democrático, se hunde señores. Están reuniendo hasta abogados, porque lo más probable es que todo el partido termine preso.

La tarea de la Corte Mafiosa de Justicia es tumbar al presidente para silenciar lo que ya no tiene reversa. SE cae, hunde el POLO, el BRAZO POLÍTICO DE LAS FARC.




Uribe: ¡Tumba a Chávez y a Correa, ya!

22 03 2008

 Es hora de cambiar la historia de América Latina

Llegó la ahora dulce la hora de la victoria. Después de soportar las vulgaridades del tirano de Venezuela y después de oír los ladridos de sus perritos de Bolivia, Argentina y Ecuador, le toca ahora a Colombia montar su imperio.

Desde hace meses venimos insistiendo que es hora de ELIMINAR A CHÁVEZ, pues no sólo demostró ser un peligro para su país, sino para todo el hemisferio. Los últimos ataques de Bush a Chávez, parecen ser la última fase de las tensiones en América Latina.

En comienzo, vimos a un Bush callado que no respondía los insultos y las bajezas del tirano de Barinas, pero los inocultables NEXOS de Chávez con Las Farc parece que hizo cambiar la posición del imperio y su cachorro (Colombia).

Es INACEPTABLE que el dignatario de país alguno muestre respeto, admiración y hermandad por un grupo de matones, asesinos, secuestradores y terroristas como sin duda alguna son las FARC.

Esto para la hipócrita comunidad Latinoamérica parece poco. Es inexplicable que se rechace la incursión al municipio colombiano de Ecuador, pues es innegable que Correa es protector de terroristas. Es inexplicable que Chávez no reciba rechazo alguno por los miles de insultos que ha cometido contra diversos mandatarios o la intervención en NUESTROS ASUNTOS INTERNOS.

Es increíble el cinismo con que rechazan la incursión en Ecuador, pero los maletines con dineros enviados por Chávez a las campañas de los vendidos de Los Kirchner, los maletines a Bolivia, los escandalosos gastos de Piedad Córdoba y la Familia Ortega en el hotel Meliá de Caracas. La forma como incita a la guerra enviando tropas a las fronteras y después dice ser un hombre de paz y que quiera lo mejor para Colombia, pero de manera descarada dice que se va la guerra, son rechazadas ni por la OEA, ni por la cumbre de Río, ni por nadie en la región. Todos callan hipócritamente ante los crímenes, insultos y bajezas de Hugo Chávez. El único que le contestó fue Uribe y terminó aislado y culpado por cierto sector mitómano de la prensa liderado por Antonio Caballero; quién afirmó de manera descarada que Uribe era el culpable de los problemas con los vecinos.

Gracias al destino, al trabajo, a la inteligencia, nos llegó la hora dulce, llegó la hora de acabar con la oleada comunista y asesina de esta región.

El PC de Raúl Reyes promete cambiar toda la geografía política regional, ya en Costa Rica dan por cierto la información de Reyes y además aseguran que muchos políticos están involucrados en pactos con las Farc.

Ahora solo falta que los enemigos de Colombia sean encarcelados:

Noticias UNO: RED dependiente de las Farc y cuyo vínculo es la periodista Pilar Uribe.

Piedad Córdoba: Recibió 100 millones de dólares de Chávez sin contraprestación, además de ser cómplice del tráfico y pago de rehenes con fines estratégico político-expansionista.

PDA: Se demostró que son el brazo político de las FARC; tanto el PC de Reyes e Iván Ríos lo demuestran, además de su rechazo de la incursión colombiana a la vereda del Ecuador.

Chávez y Correa: Presidentes que financian y dan albergues a terrorista.

La mayor parte de comunista de América Latina está involucrados con estos arcángeles que duermen en pijama, violan niñas y les gusta que les hagan sstripers mexicanas chulas.

Uribe tiene en sus manos la mejor oportunidad para convertirse en el mejor presidente de toda la historia Colombiana, además de cambiar la geopolítica latinoamericana.





El 6 de marzo es la marcha de las FARC

21 02 2008

“Ahí veremos a todas las bazofias amigos y cómplices del terrorismo de las FARC. Ahí estará la plana mayor del comunismo asesino y mafioso. No a esa marcha.”

Para los que se ilusionan de que los organizadores originales solo quieren marchar “por las victimas” aquí les copio el comunicado que esta en la pagina del “Movimiento de víctimas de crímenes de Estado”:

“Llamamiento de todos los sectores de víctimas de Crímenes contra la humanidad en Colombia

Quienes suscribimos este llamamiento, víctimas de crímenes contra la humanidad en Colombia, declaramos lo siguiente:

1. Que rechazamos todas las formas de crímenes contra la humanidad. Que en Colombia se ha presentado una masiva y sistemática violación de los derechos humanos por parte de agentes del Estado y de la estrategia paramilitar que ha generado la comisión de crímenes contra la humanidad, como genocidio, desaparición forzada, ejecuciones extrajudiciales, torturas, desplazamientos forzados. Asimismo, que los grupos insurgentes han incurrido en infracciones al derecho internacional humanitario, siendo el secuestro una de sus más graves manifestaciones. Esta crisis humanitaria obstaculiza las posibilidades para construir una sociedad civilizada en la que el respeto a la vida y la dignidad humana sean el principio esencial de la convivencia.

2. Que resulta inadmisible toda justificación pública de estos crímenes bien sea por razones ideológicas, de Estado, bajo el pretexto de la seguridad nacional, del pretendido derecho a la autodefensa, de la acumulación de la riqueza y del despojo de tierras o de cualquier otro argumento que se emplee para legitimar lo que a la luz de la ética y del inquebrantable derecho a la vida es inhumano. Consideramos que toda expresión o discurso con el que se pretenda ignorar los derechos humanos y el derecho humanitario, nos aleja del camino de la paz y la democracia. La sociedad por su parte debe actuar para exigir el respeto de los derechos a la verdad, la justicia, la reparación integral y las garantías de no repetición.

3. Hacemos un llamado para que las víctimas sean respetadas, no se manipule su sufrimiento, no se haga uso de ellas con fines políticos, electorales, económicos o militares. Llamamos a que no se afecte su dignidad de ninguna manera, a que se desista del intento de contraponerlas unas a otras, y a que no se vulnere aún más sus derechos convirtiéndolas en blanco de nuevas agresiones. Llamamos a que sus propuestas y argumentos sean asumidos con seriedad y respeto.


4. Hacemos un llamado por el Acuerdo Humanitario que permita el regreso de las personas secuestradas al seno de sus familias y la sociedad, y porque sean respaldadas todas aquellas gestiones de facilitación, acompañamiento y veeduría nacional e internacional que contribuyan a estos propósitos. Que se evite a toda costa cualquier tipo de operación militar que ponga en riesgo sus vidas o comprometa de algún modo su integridad.

5. Exigimos verdad, justicia y reparación para todas las victimas de crímenes contra la humanidad y genocidio; que se devuelvan los desaparecidos a sus familiares, se restituyan las tierras a los desplazados; se desmonten en forma definitiva los grupos paramilitares, se acaben los vínculos de éstos, con instancias estatales, empresas multinacionales o partidos políticos y que todos los vinculados a la parapolítica responsables de violaciones de los derechos humanos sean sancionados y sus crímenes esclarecidos ante el país y el mundo.

6. Después de más de cuarenta años de conflicto armado ininterrumpido urge encontrar caminos viables que nos permitan avanzar sin más demoras ni dilaciones hacia la solución política negociada del conflicto armado, en la cual se preserven los derechos de las victimas. Reiteramos nuestra convicción de que la guerra que padece Colombia, sólo podrá ser superada a través de un diálogo nacional, amplio, pluralista y concertado con la sociedad. Hoy nos une y nos asiste la imperiosa necesidad de acercamientos entre las víctimas y todos los sectores de la sociedad colombiana para construir una sociedad democrática sustentada en la paz con justicia social, el respeto integral de los derechos humanos y la dignidad humana.

Firman: Asociación Colombiana de Familiares de Miembros de la Fuerza Pública , Retenidos y Liberados por Grupos Guerrilleros, ASFAMIPAZ. Movimiento Nacional de Víctimas de Crímenes de Estado Yolanda Pulecio (Madre de Ingrid Betancourt) Movimiento Hijos e Hijas por la Memoria y contra la Impunidad Familiares de los Desaparecidos del Palacio de Justicia Fundación “Manuel Cepeda Vargas” Víctimas y sobrevivientes de la Unión Patriótica y del Partido Comunista Colombiano Pueblo Kankuamo Desplazado en Bogotá. Zonas Humanitarias y Zonas de Biodiversidad de los Consejos Comunitarios del Jiguamiandó y Curvaradó Zonas Humanitarias y Zonas de Biodiversidad de las Comunidades de Autodeterminación, Vida, Dignidad del Cacarica, CAVIDA. Zona Humanitaria de la Comunidad de Vida y Trabajo de La Balsita , Dabeiba. Zona Humanitaria de la Comunidad Civil de Vida y Paz del Alto Ariari, CIVIPAZ. Consejo Comunitario del Río Bajo Naya, Valle del Cauca. Familiares de Víctimas de Trujillo, Valle. Familiares de Víctimas de Inzá, Cauca. Asociación de Familiares de Víctimas de la Violencia Política de Río Sucio, Chocó, CLAMORES. Movimiento Regional de Víctimas de Crímenes de Estado, Sucre. Movimiento Regional de Víctimas de Crímenes de Estado, Antioquia. Asociación Regional de Víctimas de la Violencia del Terrorismo de Estado en el Magdalena Medio, ASORVIM. Familiares de Desaparecidos Forzadamente, Familiares Colombia. Fundación “Nidya Erika Bautista” para los Derechos Humanos. Carlos Lozano (Director del semanario Voz) Gloria Inés Ramírez (Senadora de la República) Gloria Cuartas (Ex alcaldesa de Apartadó) Comunidad de Ullucos del Resguardo Indígena de San Francisco, Cauca. Asociación Tequendama de Sucre, Cauca. Asociación Nacional de Ayuda Solidaria, ANDAS. Comité Ejecutivo Nacional Seccional Barrancabermeja Acompañamiento Psicosocial y en Salud Mental a Víctimas de Violencia Política, AVRE. Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos Comisión Intereclesial de Justicia y Paz Colectivo de Abogados “José Alvear Restrepo” Comité de Solidaridad con los Presos Políticos Fundación Afro y Cultura ” La Esperanza “. Resguardo Indígena Emberá de Urada, Jiguamiandó, Coredocito. Asociación Campesina para el Desarrollo Integral del Sur del Putumayo, ACADISP. Corporación Vínculos. Red de Alternativas a la Impunidad y a la Globalización del Mercado”

Aquí esta el link en la propia pagina del Movimiento que dirige Cepeda II.

Notese que lo firman 3 importantes figuras/dirigentes del PDA.


Si en la pagina del movimiento Colombia Soy hubiera aparecido un comunicado “rechazando el desepeje” y “rechazando el acuerdo humanitario” y firmado por políticos uribistas hubieran caido rayos y centellas sobre el movimiento por parte de la izquierda.


Pero como existe una moral especial para la izquierda, donde ellos siempre terminan haciendo lo que critican, pero siempre dicen “que es diferente…”

Alejandro Gaviria recibió este comunicado de un líder estudiantil de la Universidad Nacional:

“1. La Universidad es una de las principales instituciones culturales de nuestra sociedad, no sólo generadora de conocimiento científico y cultural sino también actor del desarrollo de los principales valores de la democracia por su propia esencia crítica y de debate…

3. La agudización de la crisis humanitaria que vive el país es fruto del gasto en la política de guerra del presente gobierno que, bajo el pretexto de la lucha contra el terrorismo, aspira a construir un Estado antidemocrático. La crisis del país, el desmonte sistemático de la democracia, de las libertades y derechos ciudadanos, es ocultada por los grandes medios de comunicación que, a favor de los intereses del gobierno nacional, no muestran que Colombia es el segundo país del mundo en desplazamiento, que el sin numero de desaparecidos son casi otro país…

4. Nuestros campus han sido manchados por la sangre de estudiantes, docentes y trabajadores asesinados, que sufren también por los atropellos, señalamientos, desplazamientos, amenazas y desapariciones a manos de sicarios que buscan eliminar las ideas, tan peligrosas para el proyecto Uribista, o a manos del ESMAD, cuerpo profesional de la represión que ante la manifestación de inconformismo de la comunidad universitaria actúa para no dejar duda del carácter de este gobierno.

5. Lo que está en crisis es la democracia, la cultura del país y el grave problema del secuestro y de las retenciones políticas no puede ser usado para legitimar la guerra…La verdadera solución al conflicto en Colombia demanda una salida política y negociada, donde participe el conjunto de la sociedad colombiana. Por este motivo apoyamos la iniciativa del Acuerdo Humanitario, para lograr el intercambio de presos políticos y retenidos por la insurgencia.
Invitamos a la sociedad colombiana a no dejarse llevar por el ánimo guerrerista que oculta la verdadera crisis nacional y muy especialmente a los universitarios, A PARTICIPAR ACTIVAMENTE EN LA MOVILIZACIÓN DEL PRÓXIMO 6 DE MARZO, por la paz democrática, el acuerdo humanitario y la solución política negociada al conflicto social y armado que vive el país.”

Esta es una marcha politizada hasta los tuétanos y ahí esta la evidencia.

Hombre, hay que ser muy obtuso o muy ingenuo para no ser capaz de ser critico con la propaganda de estas ONGs politizadas y de la izquierda radical.

 Fuente: Liberal Colombiano





Delito político: Debate Gaviria Vs Restrepo

31 10 2007

Por: Jaime Ruiz

En su edición del sábado 18 de agosto El Tiempo publica un artículo de Carlos Gaviria que vale la pena analizar porque cada frase de ese escrito es una falacia criminal, pero encuentra terreno abonado en la tradición ideológica colombiana. Veamos la entradilla:

El mensaje es que defender al Gobierno por medios atroces merece beneficios.”

¿Quién defendía al gobierno? Si uno mira el origen de las AUC, por ejemplo los Castaño Gil, se trataba de una familia de narcotraficantes que rivalizaba en el negocio con el Partido Comunista, luego promotor de Carlos Gaviria. ¿Qué se está diciendo dándolo por sobreentendido? Que como el PCC traficaba con drogas, secuestraba gente y mataba soldados para destruir el régimen político quienes les estorbaran en esas actividades eran todos por un igual defensores del régimen político. Al Capone se enfrenta a la policía, y en cuanto probable rival en algún momento, Lucky Luciano es el representante de la policía. Es la lógica implícita y a todas horas presente en la retórica del entorno PDA-FARC. Veamos la primera frase del texto:

El tratamiento más benigno del delito político, en contraste con el delito común, es corolario de la filosofía liberal que reconoce el derecho a disentir pero reprocha el uso de las armas como un medio ilegítimo para ejercerlo.

Lo primero es completamente falso: ¿qué filosofía liberal va a considerar lícito destruir las instituciones aceptadas por la gente? La legitimación de la violencia política forma parte del acervo del fascismo, en cuya retórica se llamaba “violencia caballeresca”. Pero ¿qué dice la frase? Que la filosofía liberal “reprocha” el uso de las armas. “Es ilegítimo, luego se trata con benignidad”. “Te reprocho tu conducta, luego te perdono la mitad de lo que me debes”. Sólo en un país de contrahechos morales puede hacer carrera una retórica semejante. Pero ¿qué clase de levantamiento armado es la guerrilla colombiana? Ya lo veremos. Sigue Carlos Gaviria:

Esa tradición occidental, que tiene en la revolución francesa un hito inocultable, contradijo la mentalidad prevalente hasta entonces, defensora del derecho divino de los reyes y aun de la naturaleza divina de los gobernantes, que juzgaba el atentar contra lo que ellos encarnaban el más grave hecho pensable. El crimen majestatis (crimen de lesa majestad) fue su producto inevadible.

¿Puede concebirse un cínico mayor? El levantamiento de la Revolución francesa se autojustificó en el hecho de que pretendía encarnar la voluntad de los ciudadanos contra un régimen que no la tenía en cuenta. El de las FARC y el ELN lo es para suprimir esa voluntad, para imponer un régimen como el cubano, sin elecciones. Aquí la justificación es al revés: Si se dice “Fulanito tenía hambre, por eso robó un pan” el juez entiende que el hambre es atenuante, por eso alguien que se roba todo el pan para matar a la gente de hambre merece el mismo trato benigno. ¡Qué cínico! Nótese la adjetivación que sigue:

Esa impecable línea doctrinaria fue recogida por el constitucionalismo colombiano y respetada aun por las constituciones de cuño conservador, como la de 1886, que al reimplantar la pena de muerte, abolida en la de 1863, excluyó de ese castigo a los responsables de delitos políticos.

En un artículo reciente, Salomón Kalmanovitz explica cómo de lo que se trataba era del constitucionalismo medieval y de la posibilidad de pasarse las leyes por la faja por parte de quienes concentraban el poder. En el blog Atrabilioso intenté explicar de qué modo de lo que se trata es de garantizar la inmunidad de los poderosos que mandan a su ganado a matarse. Pero el sentido se entiende mejor en la frase siguiente. ¡”Impecable” el retrato de un criminal dicharachero! Sigue Carlos Gaviria:

Con el proceso de sacralización de la democracia que vienen predicando e imponiendo Europa y Estados Unidos, la supresión de esa categoría de delitos se ha convertido en doctrina que recogen sin crítica ni pudor quienes desde este mundo (¿el tercero?) al que pertenece nuestro país, proclaman que vivimos en una democracia cabal y que pretender cambiar (por la vía armada) este estado de cosas equivale a desconocer el contrato social (¡) que hemos suscrito (¡ah!, la utilidad pragmática de las ficciones), y que esa transgresión merece el más drástico reproche por parte de la ley penal.

¿Se entiende bien? La Colombia del siglo XIX defendía valores liberales (como las FARC), la Europa del siglo XXI, el derecho divino de los gobernantes. Y la democracia es imperfecta, por eso, es lo que se infiere, es lícito tratar de reemplazarla por la tiranía. La indigencia intelectual que reina en Colombia impide ver a estos desalmados como almas en pena de la Colonia. Después:

No deja de sorprender que el reclamo de un mayor castigo para los delitos políticos recupere -desde luego, sin confesarlo- la tesis autoritaria y regresiva derivada de la ‘naturaleza divina del gobernante’ y el derecho divino de los reyes.

¿Se entiende la oposición justa? De un lado el ejemplo estadounidense y europeo de castigar los intentos de impedir la tiranía se convierten en el derecho divino de los reyes, del otro, el intento de imposición de una dinastía como la norcoreana o la cubana, un elemento liberal y liberador. ¿Qué tiene que ver el derecho a elegir a los gobernantes con el derecho divino de los reyes? Nada, una mentira típica con la que tratan de mantener la promesa de impunidad para los tristes niños y rústicos que les cuidan a los rehenes. Y de paso a la clientela de profesores universitarios y demás de la certeza de encarnar el futuro promisorio de la humanidad. Para que un miserable embaucador como éste haya sido magistrado hace falta un país de criminales. Después:

Este nuevo modo de pensar, que desde luego no es invención de Uribe, viene abriéndose paso en la práctica ‘legislativa’ y en la jurisprudencia de nuestro país, amparada por formas de pensamiento que germinaron en ‘otro mundo’ (¿el primero?) y se trasplantaron aquí sin reserva.

¿Queda claro? Colombia no está madura para la democracia, en “otro mundo” se considera que tratar de despojar a la gente por el terror del derecho a elegir el gobierno es un crimen, Colombia es el tercer mundo, otra realidad, en la que todo eso es lícito porque todavía no hay bienestar como en Suiza sino más bien miseria como en Cuba. Claro que precisamente en Suiza hay bienestar porque está deslegitimado hacer carrera política matando gente (que es lo que han hecho todos los dirigentes del PDA, tanto en el M-19 como en el PCC). Pero no importa, la diferente realidad legitima el asesinato, obvio, ¿quién osará ponerlo en duda? Después:

Dos jalones, entre muchos, ilustran lo dicho: el decreto extraordinario 1923 de 1978, tristemente recordado como Estatuto de Seguridad, y la sentencia C456 de 1997 de la Corte Constitucional, de la que disentí en la compañía grata y honrosa de Alejandro Martínez Caballero. En el primero, la pena para el delito de rebelión, que era de 6 meses a 4 años de prisión, se cambió en presidio de 4 a 14 años, igualándola a la que existía para el delito de homicidio. Y en la segunda se abolió la conexidad del delito político con el homicidio y las lesiones producidas en combate, que en adelante se penalizarían como delitos autónomos (el terrorismo y los delitos atroces, incluido el secuestro, han sido siempre excluidos de la conexidad).

Sobre el citado salvamento de voto recomiendo este post. Gaviria protesta porque el homicidio no sea impune (le parece altruista), por eso la mención a los delitos atroces. Sigue:

El actual gobierno ha sido abanderado, por labios del Presidente y algunos de sus más sobresalientes voceros, de la tesis que propugna la abolición del delito político como categoría penal acreedora de tratamiento más benigno, pues así lo exigen la práctica y la teoría democrática. Hasta allí nada grave que objetar. Solo que hay quienes, con razones, discrepamos de tal tesis: al fin y al cabo, se trata de una postura de filosofía política y de política criminal.

Al fin una verdad: se trata de política criminal, o mejor dicho, de crimen político. La “filosofía política” es el nombre adornado que le ponen a su comunión de intereses con las FARC y a la defensa de su impunidad (solución política negociada) y del premio de sus crímenes (los “atroces” se los achacarán a los más rústicos y pobres, los ministerios serían para los amigos de Gaviria). Pero en un país de criminales no sorprende que “filosofía política” sea el nombre de esos intereses. Después:

Pero hay algo que sí es grave y preocupante: cuando en un debate el interlocutor, despreciando las leyes de la lógica, incurre en contradicción mayúscula, su discurso queda deslegitimado.

Se trata de una grave torpeza del gobierno, que busca un recurso leguleyo para facilitar la desmovilización de las AUC. Lo interesante es el manejo retórico de Gaviria, para quien todas esas bellezas de la rebelión política contra la democracia merecen impunidad. Supongamos unas tropas ilegales que efectivamente defendieran el régimen político (las urnas) ¡serían más punibles que el servicio doméstico armado del combo de Carlos Gaviria, porque el delito político se aplica a quienes se levantan contra el orden establecido! Hay que entenderlo: la perversidad criminal de todo eso compromete al mundo que ha permitido que crezcan monstruos semejantes, a toda la Colombia del siglo XX. Hasta la madre debería haber previsto que daría a luz a un criminal, es tan repugnante la mentira implícita. Sigue:

Juzguen los lectores. Según el discurso oficial, el delito político, por las ventajas que comporta, debe desaparecer de una democracia como la nuestra. Pero hay que enrevesarlo, preservando sus beneficios, para imputárselo a quienes no lo han cometido: los que se alzaron en armas, no para cambiar el régimen constitucional (que en eso consiste el delito político en su forma más característica), sino para defenderlo, a ciencia y paciencia de los gobernantes de turno o hasta convocados por ellos.

Como ya he explicado, algo así es una acusación contra toda la sociedad colombiana. En una región las guerrillas comunistas imponen su régimen de terror, pero eso se considera altruista y debe quedar impune, caso de fracasar. Pero oponerse a eso no debe quedar impune, pues el derecho, que ha sido suprimido ahí, excluye de la impunidad a quienes no estén contra el gobierno. No, no es este fósil esclavista, son los demás colombianos que leen eso y no vomitan. Concluye Carlos Gaviria:

En el fondo, el mensaje implícito es preocupante: defender un gobierno como el actual (transgresor habilidoso de la Carta) debería ser delictuoso. Pero si se hace (además) por medios criminales atroces, merece el reconocimiento de beneficios.

¡Pero si se trata siempre de crímenes cometidos antes de este gobierno! ¿Qué tiene que ver defender a un gobierno como el actual? ¿Por qué medios no delictuosos se podrían defender los ciudadanos de la imposición de las FARC o el ELN? Es sencillo: secuestrar gente, cobrar vacunas, tirar cilindros, etc., es legal porque hay magistrados promoviéndolo. Tratar de impedirlo sin el uniforme que autoriza a ser asesinado es un crimen porque el ganadero o el finquero no tienen tanta labia. Colombia tiene que cambiar, tiene que comprender que los criminales ni siquiera son esos niños de la selva sino los embaucadores como este personaje





La disyuntiva

27 10 2007

Por: Jaime Ruiz

En una ocasión en que comentaba las elecciones chilenas en que salió elegida la señora Bachelet, Mario Vargas Llosa se sorprendía de la tranquilidad que se respiraba en el país, nadie temía que nada fuera a cambiar fatalmente fuera cual fuera el resultado de los comicios. La sorpresa del novelista venía de que cada elección en la mayoría de nuestros países es una apuesta casi de vida o muerte y no es imposible que se desate una catástrofe sangrienta como resultado del forcejeo de las facciones.

Las elecciones que se celebran este domingo en Colombia de nuevo ponen a la gente a escoger el camino de la catástrofe o el de la recuperación, y es muy probable que escoja el de la catástrofe, no tanto por perversidad o estupidez, sino por la indolencia de permitir que las minorías organizadas decidan por la mayoría.

Mientras que en numerosas regiones varias decenas de candidatos han sido asesinados o forzados a renunciar a su candidatura para favorecer a los candidatos del Polo Democrático o de algún sector del Partido Liberal que es útil a las FARC, en Bogotá (donde esas presiones son minoritarias y los cilindrazos tienden a ser más bien de varios millones de pesos dirigidos a los controladores de redes de “maquinaria”) aparece mejor situado en las encuestas un candidato apoyado por esos mismos beneficiados de la “lucha por la justicia social”.

Es decir, en Bogotá tiene grandes posibilidades de ocurrir que la gente premie con su voto a los que no piden a las FARC su desmovilización y ni siquiera les reprochan esos asesinatos recientes. Pero no importan los que votan por ese candidato, que en ningún caso llegarán a ser una cuarta parte de los que pueden votar, sino los abstencionistas y los que votan por candidatos sin esperanza, como si el resultado de su elección correspondiera a una transacción con su conciencia y los destinos de la ciudad importaran menos que el bienestar derivado de votar por idealismo.

La situación prueba algo que para muchos colombianos es difícil de digerir: que los problemas del país no tienen otro origen que los valores dominantes y que fenómenos como la guerrilla y el narcotráfico son verdaderamente representativos de la sociedad, en absoluto el fruto de circunstancias particulares en algunas regiones o de la oportunidad que genera la prohibición de las drogas. Puesta a escoger entre la estabilidad democrática y el ciclo caos-dictadura, la población colombiana, como la del resto de Sudamérica, más bien escogerá la segunda opción.

No está de más detenerse un poco a analizar al personaje que aspira a la alcaldía por esa facción. A diferencia de los demás líderes, descendientes de las familias bogotanas que se repartían los cargos de alto nivel ya en el siglo XIX, Samuel Moreno tiene algo de advenedizo, pues su pertenencia a la oligarquía le viene del golpe de Estado que dio su abuelo en 1953. Es claramente lo contrario de esos intelectuales que encandilan a la masa de lambones que conforman las clases altas capitalinas explotando el manual de retórica, es un individuo de rendimiento discreto que en cambio brilla por el evidente disfrute de los lujos que aspiran los demás a tener.

Característico de esa clase de magnates que heredan una serie de relaciones y la lealtad de algunas gentes que tuvieron acceso al poder o soñaron con tenerlo en otras épocas es su disponibilidad ideológica: es la clase de personas que conformaban el congreso que absolvió a Samper y que aun se destacaron defendiendo al cuestionado presidente financiado por el Cartel de Cali. En ese papel, Moreno encontraba amigos y apoyos para cimentar su carrera y asegurarse la copiosa renta que la sociedad colombiana asigna a los congresistas que conservan el puesto.

Es importante hacer hincapié en esas características porque la guerra sucia de los medios contra el personaje lleva a engaño a muchos. Él no es un activista revolucionario que crea en la necesidad de destruir el Estado de los opresores reaccionarios sino más bien un miembro de una familia de esa clase de opresores. Cuando hace unas declaraciones de legitimación de la guerrilla, aun de la que tomó la bandera del supuesto triunfo electoral de su abuelo en 1970, no manifiesta su punto de vista ideológico sino que recita la retórica que conviene a su carrera política en el denostado Congreso colombiano.

Se preguntaba sor Juana Inés de la Cruz en unos versos famosos “¿Y quién es más de culpar / aunque cualquiera mal haga, / la que peca por la paga / o el que paga por pecar?”. El señorito Moreno Rojas se muestra en esa entrevista legitimador de la lucha armada y aun de las dictaduras, pero ¡él peca por la excelente paga que tienen los congresistas en Colombia, amén de la infinidad de negocios a que tienen acceso! El problema es esa sociedad que tolera esas declaraciones, esos cientos de miles de bogotanos acomodados que efectivamente están siempre del lado de los dictadores como Fidel Castro (que era a quien aludía Samuel Moreno al hablar de dictadores).

Uno de los pretextos de la retórica comunista en Colombia es la rebelión contra la corrupción de las clases oligárquica. Este candidato consigue ser una síntesis de la mentira de esa retórica: es la corrupción de las clases oligárquicas la que produce esos sueños de despojo y atropello que se cristalizan en el proyecto comunista. La asociación de Samper con el Cartel de Cali no es menos grave que el apoyo que buscó en los comunistas y en los otros grupos de ex guerrilleros que ejercían en el Congreso de lobbistas de Santodomingo. Algún día se sabrá cuánto influyó todo eso en el ascenso de las FARC en esos años. Lo que significó para los colombianos humildes el despilfarro espantoso que significó mantener viajando a todos esos intelectuales por medio mundo ya se conoció en la miseria de los años de cambio de siglo.

Como si este revolucionario no tuviera suficiente con encarnar aquello que sus socios políticos dicen combatir, se da la circunstancia de que el movimiento que acaudilló su abuelo estaba formado en buena medida por ex militares y ex policías: ahora el nieto es candidato del partido que con el pretexto del DIH legitima tranquilamente que se asesine a militares y a policías. Y en aras de ocupar esos puestos formidables en que se hacen los grandes negocios, como los que según muchos bumangueses caracterizaron la gestión de su hermano en esa ciudad, ¡hasta viene a decir que el M-19 era parte de la Anapo! Pero se trataba de grupos de estudiantes comunistas de las universidades de elite que buscaban ser la vanguardia de un movimiento popular al que darían contenido con su programa guevarista.

La victoria de ese caballero se entenderá en el Secretariado de las FARC como una muestra de respaldo a su lucha, pues se trata del partido que exige la negociación de las leyes con la banda asesina con la complicidad tácita de TODOS los formadores de opinión de los grandes medios. Esa presión por la negociación, por el intercambio humanitario (en campañas por ese noble fin la administración Garzón se gastó cientos de millones), por el DIH y muchas otras nobles metas es la principal arma de guerra de las FARC, por eso el apoyo al PDA en su página web y en las regiones a través de la lucha armada (que es como se llama en la jerga de esas gentes a los asesinatos).

Ojalá que a los asesinados y secuestrados de los próximos años nadie les llegue a reprochar el haber permitido que la banda se recuperara y la guerra civil se reavivara. Pero también se podría pensar lo mismo de las víctimas adultas y educadas de varias décadas: su martirio tenía algo de vicio, muy pocos de ellos habían hecho algo para impedir que reinaran los carteles criminales, puede que ni siquiera un voto con sentido cívico.